Biografias de letra D
Dagnino Pastore José María Daireaux Carlos Godofredo Damasco Vicente Daract Justo Darregueira José D’Arienzo Juan Dávalos Jaime Dávalos Juan Carlos Díaz Ana Díaz Avelino Díaz Cesar Díaz Leopoldo Díaz Bessone Ramón Genaro Díaz Colodrero Mario Fernando Díaz De Guzmán Ruy Díaz De Solís Juan Pedro Díaz Vélez Eustaquio Antonio De Alzaga Martín De Andrea Miguel De Caro Julio De Dios Filiberto Juan De Elío Franciso Javier de Escalada Antonio José De Escalada De San Martin María De Los Remedios Carmen Rafaela Feliciana De Gainza Martín De Gainza Martín De Garay Juan De Iriondo Manuel María De La Campa Juan De La Cárcova Ernesto Celedonio De La Cruz Goyeneche Luis De La Plaza Victorino De La Riestra Norberto De La Riva David Rogelio Horacio De La Rua Fernado De La Torre Calixto De La Torre Jorge De La Torre Lisandro De Las Heras Juan Gregorio De Luca Esteban De Mendoza Francisco De Mendoza Pedro De Olmos José Severo De Pablo Pardo Luis María De Paula Castañeda Francisco De Rogatis Pascual De Rojas Diego De Uriarte Pedro Francisco De Vedia Y Mitre Mariano De Vicenzo Roberto Deheza Román Antonio Del Campillo Juan Del Campo Estanislao Del Campo (marquez De Loreto) Nicolás Del Carril Bonifacio Del Carril Hugo Del Carril Salvador María Del Mazo Gabriel Del Pino Joaquín Del Valle María Remedios Del Viso Antonio Dell'Oro Maini Atilio Dellepiane Luis J. Demaría Mariano Demarchi Alfredo Demare Lucas Demiddi Alberto Denevi Marcos Héctor Derqui Santiago Descalzo Bartolomé Di Stéfano Alfredo Dickmann Adolfo Dickmann Enrique Discépolo Armando Discépolo Enrique Santos Divito José Antonio Guillermo Domínguez Luis Lorenzo Domecq García Manuel Tomás Donato Del Carril Emilio Dorrego Manuel Dragún Osvaldo Drago Luis María Drago Mariano José Dresco Arturo Duarte De Perón María Eva Duhalde Eduardo Alberto Duhalde Eduardo Luis Duhau Luis Dumas Vito Dupeyron Roberto M. Garay Juan de Santa Cruz Andrés de

Antonio Del Viso

Antonio del Viso fue un abogado y político conservador argentino, Gobernador de Córdoba, Senador de la Nación Argentina, Ministro del Interior de la Nación Argentina y Ministro Plenipotenciario en Roma.
Antonio del Viso
Antonio Del Viso

Orígenes

Hijo de Antonio del Viso (Español) y Eusebia de Bulnes y Ramírez Arellano (Cordobesa), Antonio se doctoró en jurisprudencia e inició su carrera política, a temprana edad, en 1855, cuando fue nombrado Juez del Crimen. En 1857 fue electo diputado provincial y reelegido en el mismo cargo durante tres períodos consecutivos.

Gobernador de Córdoba: El liberalismo

En los últimos meses de 1876, la inminencia de los comicios para elegir al reemplazante de Rodríguez movilizó a los distintos sectores políticos, especialmente del partido oficial que tenía la seguridad de conservar el poder. La Asamblea Electoral se reunió en enero de 1877 y se ungió por amplia mayoría a Clímaco de la Peña como nuevo gobernador, hombre que gozaba de gran popularidad y alineado con el presidente Nicolás Avellaneda. La disputa se produjo por la designación del vicegobernador, triunfando finalmente para ese cargo Antonio del Viso.

La asunción de las autoridades electas estaba previsto para el 17 de mayo de 1877. El día 5 de aquel mes, y luego de asistir a un almuerzo en la casa de Luis Rossi, el gobernador electo sufrió una descompostura, dejando de existir minutos después. El fallecimiento de don Clímaco de la Peña causo una profunda consternación en la sociedad, y desató una tormenta de opiniones por quién debería ocupar el sillón de gobernador.

La interpretación de la Constitución dividió el espectro político en dos. El gobernador saliente, quien no quería ceder al sector liberal, le comunicó al presidente del Colegio Electoral el deceso del gobernador electo, y solicitó se convocara otra vez al cuerpo. El presidente de la corporación le contesto negativamente a Rodríguez, argumentando que el organismo ya había cumplido con su función. El gobernador Rodríguez se marchó de la ciudad delegando el mando en el vicegobernador saliente Fernando Zavalía, quien compartía el criterio de no reunir nuevamente a los electores. Finalmente, el 17 de mayo de 1877, asumió la gobernación del Viso y con él estaba abierto el camino para que el grupo liberal llegara al poder en Córdoba. Pero el periódico “La Carcajada”, de Armengol Tecera, siempre le llamó el “vicegobernador”.

Progreso, obras y empréstitos

Apenas asumido, el joven doctor nombró como sus ministros a Miguel Juárez Celman y a Carlos Bouquet, en las carteras de Gobierno y Hacienda, respectivamente. Desde un comienzo, el mandatario trató de realizar una prolija administración.[cita requerida] Una de las cuentas pendientes que tenía el Estado cordobés era su ineficiente aprovechamiento de las tierras fiscales, las que sin el debido control, eran utilizadas por algunos pero no reportaban ningún ingreso para el erario. En este contexto se propició la entrega de terrenos a los inmigrantes, a los que también se les facilitaba elementos de labranza, pero las mayores extensiones pasaron a mano de latifundistas de Buenos Aires y Córdoba. La nueva realidad económica y la presencia del ferrocarril motivaron la sanción de una ley de caminos, la que posibilitó el trazado de otras vías de comunicación, siendo también promulgada otra ley de contabilidad pública. La falta de continuidad de las administraciones y la crisis económica sobrellevada con grandes dificultades, impidieron una prolífica acción de gobierno.

La revolución tejedorista de 1880

El 16 de noviembre de 1879, en un comicio cargado de violencia, represión y fraude, el gobernador del Viso impone a su candidato oficial a la gobernación, el Ministro Secretario de Gobierno, Miguel Juárez Celman, por sobre el candidato opositor Felipe Díaz González, apoyado por el liberal Jerónimo del Barco y el Senador nacional Luis Vélez.

Del Viso era ahora el eje de una "liga de gobernadores" constituida en 1878 bajo el propósito de definir un candidato común a la presidencia de la Nación y frenar las aspiraciones del gobernador Carlos Tejedor. Ese candidato era el Ministro de Guerra de la Nación Argentina Julio A. Roca, que tenía el apoyo de cuatro provincias. La gravitación del Viso fue tan importante que Roca lo tuvo en un momento de candidato a la vicepresidencia con Tejedor, cuando creyó que podía entenderse con éste. Así las cosas, el 26 de febrero de 1880 estalló una revolución promovida desde Buenos Aires y dirigida por Lisandro Olmos contra del Viso y Juárez Celman, quienes fueron capturados por los sublevados en la sede del gobierno por entonces en el Cabildo de Córdoba. Consiguieron salvarse prometiendo la impunidad a los rebeldes, bajo amenaza de muerte.

El 17 de mayo de 1880 Juárez Celman asumió la gobernación y frente a la lucha iniciada en Buenos Aires por Carlos Tejedor y Nicolás Avellaneda, totalmente de acuerdo con Roca, apoyó al gobierno nacional y envió numerosas tropas para someter a los revolucionarios porteños. En reconocimiento al apoyo, Antonio del Viso, tras un breve paso por el Senado de la Nación Argentina, fue nombrado Ministro del Interior por el presidente Julio A. Roca.