Biografias de letra P
de la Pezuela Joaquín Pacheco Angel Pacheco Carlos Mauricio Pacheco Wenceslao Pacheco De Melo José Andrés Pacini Regina Padilla Ernesto Padilla Manuel Ascencio Pagano José León Pagola Manuel Vicente Paillardell Enrique Palacio Lino Palacios Pedro Bonifacio Pallière Juan León Pardo Pedro Antonio Parera Blas Parish Woodbine Paroissien James (Diego) Parravicini Florencio Paso Juan José Paunero Wenceslao Payró Roberto Jorge Paz Benjamín Paz Carlos Paz José María Paz Marcos Pazos Kanki Vicente Pérez Enrique Simón Pérez Colman Enrique Peñaloza Ángel Vicente Peñaloza Rosario Vera Pedernera Juan Esteban Pedraza Manuela Pedroni José Pellegrini Carlos Enrique Pellegrini Carlos Enrique José Pelliza Mariano Peralta Ramos Patricio Perón Juan Domingo Perón María Eva Duarte de Perdriel Gregorio Ignacio Perez José Roque Perez Bulnes Eduardo Perez Esquivel Adolfo Petit De Murat Ulyses Petrone Francisco Pettoruti Emilio Piazzolla Astor Piñero Norberto Pico Francisco Piedrabuena Miguel Luis Pinedo Federico Pinedo Federico Pintos Fidel Pirán José María Pirovano Ignacio Pizarnik Flora Alejandra Pizarro Manuel D. Pizzurno Pablo Antonio Plaza Victorino de la Podestá Blanca Podestá Gerónimo Podestá José Juan Podestá Pablo Fernando Ponce Anibal Popham Home Riggs Portela Epifanio Posadas Y Dávila Gervasio Antonio Posse Filemón Prébisch Raúl Federico Prébisch Raúl Federico Prebisch Alberto Presas Leopoldo Pringles Juan Pascual Puch De Guemes Carmen Pueyrredón Honorio Pueyrredón Juan Martín De Pueyrredón Prilidiano Pugliese Osvaldo Puig Juan Manuel Pujia Antonio Pujol Juan Gregorio Pumacahua Mateo Py Comodoro Luis Py Eugenio

Carlos Enrique Pellegrini

Charles Henri Pellegrini fue un ingeniero saboyano nacionalizado argentino que adquirió fama en la Argentina como retratista y pintor. Su hijo, Carlos Pellegrini, fue Presidente de la Nación Argentina entre 1890 y 1892, el primer hijo de inmigrantes en acceder a tal cargo.
Carlos Enrique Pellegrini
Carlos Enrique Pellegrini

Biografía

Era hijo del ítalo-suizo Bernardo Bartolomeo Pellegrini nacido en 1751 en Croglio, cantón del Tesino, Suiza, y de la francesa Marguerite Berthet. Realizó estudios en el colegio de su ciudad natal, donde obtuvo un primer premio de dibujo, en la Universidad de Turín y la Escuela Politécnica de París. Recibió su diploma de ingeniero en 1825. Un año después se le encomendó la dirección de los trabajos geográficos del Georama, que era el mayor globo terráqueo construido hasta entonces.

Contratado por Juan Larrea, a pedido de Bernardino Rivadavia, no pudo llegar sin embargo a nuestra ciudad, bloqueada por la escuadra brasileña y desembarcó en Montevideo donde realizó diversos trabajos de fortificación y comenzó su labor como retratista.

Llegó a Buenos Aires en noviembre de 1828. Perteneció durante breve plazo al departamento de Ingenieros Hidráulicos, que fue suprimido durante el gobierno del general Juan José Viamonte. 

La desocupación lo indujo a tratar de aprovechar sus dotes de dibujante y pintor. Se vinculó con el litógrafo César Hipólito Bacle y se dedicó especialmente a hacer retratos, ejecutando entre octubre de 1830 y septiembre de 1831 doscientos de estos trabajos, por los cuales cobró en total 17.000 pesos. Su actividad como retratista y litógrafo prosiguió hasta 1837. Se dedicó luego a las tareas del campo y compró la estancia "La Figura" en Cañuelas.

El 18 de mayo de 1841 se casó con María Bevans Bright, hija del ingeniero inglés James Bevans, quien había sido su jefe en el Departamento de ingeniería hidráulica. Fruto de este matrimonio fue Carlos Pellegrini, que alcanzó la dignidad de Presidente de la República Argentina.

En el mismo año de su boda, el ingeniero-artista fundó con Luis Aldao la "Litografía de las Artes", que publicó gran número de estampas, e instaló luego su propia prensa en su domicilio de Cangallo 37. Después de Caseros volvió a Buenos Aires, fundó la "Revista del Plata" (1853) y desplegó actividad como ingeniero y arquitecto.

Su obra principal en este terreno fue la edificación del antiguo Teatro Colón. También se dedicó en cierta época a la composición poética, sin embargo, sus dibujos, sus acuarelas y sus litografías son los que inmortalizaron a Pellegrini, fallecido en 1875.