Biografias de letra G
Gaboto Sebastián Gache Pirán Belisario Gaito Constantino Vicente Gallardo Ángel Gallardo Sara Gallo María Rosa Gallo Mario Gallo Nicolás Vicente Gallo Pedro León Díaz Gallo Santiago Gallo Vicente Carmelo Galtieri Leopoldo Fortunato Galván Elías Gandulfo Petrona Carrizo De García Francisco Lucio García Juan Agustín García Enrique B. García Buhr Arturo García Del Molino Fernando García Mérou Martín García Velloso Enrique Gardel Carlos Garro Juan M Garzón Eugenio Gascón Esteban Agustín Gatica José María Gálvez José Gálvez Juan Gálvez Manuel Gálvez Oscar Alfredo Gómez Indalecio Gómez José Valentín Gómez Julio Arnaldo Gómez Ramón Gómez Morales Alfredo Güemes María Magdalena Dámasa (Macacha) Güemes Martín Miguel De Güiraldes Ricardo Gelly Y Obes Juan Andrés Gelly Y Obes Carlos María Gelman Juan Gerchunoff Alberto Giavarini Alejandro Bautista Gilbert Alberto Ginastera Alberto Evaristo Girondo Oliverio Gnavi Pedro Alberto José Godoy Enrique Godoy Cruz Tomás González Lucas González Severo González Elpidio González Joaquín Víctor González Balcarce Antonio González Balcarce Diego González Balcarce Marcos Gorostiaga José Benjamín Gorostiza Carlos Gorriti José Ignacio De Gorriti Juan Ignacio Gorriti Juana Manuela Gotelli Luis María Gould Benjamin A Goyena Miguel Goyena Pedro Goyeneche Roberto Grierson Cecilia Groppo Pedro Juan Groussac Paul Gudiño Kieffer Eduardo Guerrero María Guevara De La Serna Erenestro (Che) Guido Beatriz Guido Jose María Guido Rufino Guido Tomas Guido Y Spano Carlos Gurruchaga Francisco Gutiérrez Eduardo Gutiérrez José María Gutierrez Juan María Gutierrez Ricardo Guzzetti César Augusto

Fernando García Del Molino

Fernando García del Molino fue un pintor, dibujante y litógrafo nacido en Chile y naturalizado argentino.

Vida

Fernando García del Molino nació en Chile del matrimonio del comerciante español Agustín García del Molino y Carmen de la Torre. Siendo un niño, su familia se trasladó a Buenos Aires en 1822. Muy pronto mostró su inclinación por el arte, recibiendo las primeras enseñanzas en la Academia de Dibujo de la Universidad de Buenos Aires.

Tuvo como condiscípulo a Carlos Morel, del que fue socio y con el que realizó sus primeros trabajos en miniaturas. Se dedicó a la docencia, siendo Franklin Rawson uno de sus discípulos. A la edad de 25 años ya era un artista conocido.

En los años del gobierno de Juan Manuel de Rosas realizó lo más importante de su producción y fue el pintor característico de la época. Hizo retratos de Manuelita Rosas, Encarnación Ezcurra, de Rosas y del círculo que lo rodeaba. Sus visitas a la casa de Rosas, en los parques de Palermo, fueron habituales, convirtiéndose en una especie de pintor oficial. Retrató a personajes destacados de la historia argentina, como Facundo Quiroga y José Félix Aldao, entre muchos otros.

Sus lienzos y miniaturas tienen vitalidad pujante en el color y en la composición.  Hay en las últimas, transparencias delicadas que se impregnan de un puro contenido anímico.  Los retratos reproducen las imágenes reales, con gamas de emoción romántica que adquieren sentido rítmico en cada pincelada.


En sus retratos, tanto realizados del natural como en base a daguerrotipos y fotografías, pretendió reflejar la personalidad del modelo, y así fue elogiado como un escrutador de caracteres.  Supo concentrar el interés en la cabeza del retratado, así como definir volúmenes en base a un trazo seguro y a la sobriedad en el contraste de los colores.

Fue un pintor federal que vio de cerca a sus personajes que se adecuan al espíritu de aquella sociedad.  En un “Album de bocetos”, que quizás le perteneciera, podrían figurar sus apuntes al lápiz de la Quinta de Estrada, Iglesia de la Villa de Luján, Cabildo de Luján o dibujos acuarelados como Pergamino (1845).

A la caída de Rosas, su trabajo disminuyó en forma ostensible. Trabajó en su casa y realizó un viaje a Inglaterra, invitado por Manuelita Rosas y su esposo, Máximo Terrero, hijo de Juan Nepomuceno Terrero, radicados en Londres. En este viaje, pintó un retrato de perfil de Rosas anciano, probablemente, en Southampton.​

Obra

La mayoría de sus retratos son composiciones convencionales con fondos neutros o una escasa ambientación. Los retratos, tomados del natural o de fotografías y daguerrotipos, se caracterizan por su realismo, los contrastes de color, y la intención de mostrar el carácter del personaje.