Parque Nacional Iguazú - Misiones
 
>
 
Búsqueda personalizada
 
 
Geografía
   Argentina
   Parques
   Provincia
   Los Barrios
 
 
Parque Nacional Iguazú
Parque Nacional Iguazú

 

 

 

 

 

Parque Nacional Iguazú

 

 

 

 

 

Parque Nacional Iguazú

 

 

 

 

 

Parque Nacional Iguazú

 

 

 

 

 

Parque Nacional Iguazú

 

 

 

 

 

Parque Nacional Iguazú

 

 

 

 

 

Parque Nacional Iguazú

 

 

 

 

 

Parque Nacional Iguazú

 

 

 

 

 

Parque Nacional Iguazú

 

 

 

 

 

Parque Nacional Iguazú

 

 

 

 

 

Parque Nacional Iguazú

 

 

 

 

 

Parque Nacional Iguazú

 

Este parque se encuentra en el noroeste de la provincia de Misiones, en el depto. de Iguazú.Fue incluído en la lista de Patrimonio Mundial por la UNESCO , en 1984

 

 

Este parque nacional fue creado en 1934 por medio de la Ley Nacional No. 12.103, su superficie es de 67.620 ha (53.309 corresponden a la categoría de Parque Nacional y 6.336 a la de Reserva Nacional) y está situado en el noroeste de la provincia de Misiones, Dpto. Iguazú.

 

 

La historia del Parque Nacional Iguazú está íntimamente ligada al nacimiento del actual sistema de áreas protegidas de la Argentina , ya que fue el primero del norte del país y el segundo en la historia de nuestros Parques.

El famoso arquitecto paisajista de origen francés que residía en Argentina, Carlos Thays, fue enviado a la región en 1902 por el Gobernador del entonces Territorio de Misiones y el Ministerio del Interior, a fin de trazar un plano de las ya conocidas Cataratas del Iguazú. Thays debía proyectar las obras que permitirían el acceso de los visitantes a los saltos y las que aseguraran la permanencia de los mismos en ese hermoso paraje.

Una extensión de tierras de unas 75.000 ha de superficie, que incluían a las Cataratas, fueron adquiridas en 1907 por Domingo Ayarragaray. Posteriormente, en 1909, por ley nacional, se realizaron las reservas de tierra en torno a las Cataratas, a fin de establecer en ellas un Parque Nacional. Es por ello que en 1928 el Gobierno Nacional adquirió las tierras pertenecientes a la sucesión Ayarragaray.

Unas 55.000 ha fueron destinadas al futuro Parque Nacional y otras 20.000 las cedió al Ejército. Estas últimas fueron anexadas a las primeras en 1934.  Esto significa que el Parque Nacional Iguazú como tal fue planificado con anterioridad a su creación definitiva, que recién tomará forma a partir de 1934 con la creación de la Dirección de Parques Nacionales.

El artífice y pionero de este proceso fue Thays, quien realizó el primer proyecto de creación y ordenamiento de un Parque Nacional en el país. A partir de 1984 fue incluído en la Lista de Patrimonio Mundial por la UNESCO.

 

 

Administración de Parques Nacionales

 

 

Proteger el magnífico marco paisajístico de las Cataratas del Río Iguazú, junto a la exuberante Selva Subtropical que las rodea, con sus especies animales y vegetales características.

 

 

  • Desde Posadas: 302 km
  • Desde Puerto Iguazú: 14 km

 

 

Selva Misionera o Selva Paranaense

 

 

El P.N. Iguazú  está enmarcado en una de las regiones naturales de mayor riqueza faunística y florística de la Argentina : la Selva Misionera , que fuera de los límites de nuestro país lleva el nombre de Selva Paranaense. Teniendo como límite natural al norte el río Iguazú, el Parque es mundialmente conocido por la belleza y majestuosidad de las Cataratas  del río homónimo. Pero esta característica de su paisaje constituye una pequeña parte de la enorme importancia biológica de esta área natural  .

Dentro de sus límites hallaremos una completísima muestra de la flora  y la fauna  que tiempo atrás ocupara la mayor parte de la provincia de Misiones.

La gran diversidad de ambientes permite la existencia de una variadísima vida animal y vegetal que puede agruparse según el área que ocupan. Los propios saltos de agua albergan una vegetación especialmente adaptada a esa constante humedad y al golpe terrible de las aguas  .

Aves como el Vencejo de Cascada nidifica y reposa sobre los verticales paredones rocosos junto o detrás de las caídas de agua, mientras que las enormes bandadas de Jotes de Cabeza Negra revolotean sobre las Cataratas aprovechando el empuje de las masas de aire ascendente desplazadas por el agua en constante movimiento.

Animales de hábitos acuáticos como el Yacaré Overo o de Hocico Ancho o el ya casi desaparecido Lobo Gargantilla habitan los cursos de ríos y riachos.

Seguramente nos llamará la atención la gran cantidad de islas  que pueblan el curso superior del río Iguazú, inmediatamente por encima de los saltos de agua. Estas islas están totalmente cubiertas por un tipo de selva diferente a la del resto del área. Allí se crea un ambiente propicio para el desarrollo de plantas que son exclusivas de estos sitios y no se encuentran en otros lugares del país.

No resulta llamativo entonces el hecho de encontrar especies de anfibios y aún de aves estrechamente ligadas a este ambiente. Sobre las costas del río Iguazú y sus tributarios hallaremos una densa selva ribereña enriquecida con especies de las zonas más altas que, al igual que el sistema de islas vecino, está sujeta a periódicas inundaciones.

Tierra adentro encontramos la máxima expresión de la selva misionera con toda su riqueza y diversidad biológica. La gran cantidad de estratos de vegetación que posee, ofrece una casi ilimitada gama de recursos alimentarios, refugios, etc..

Esto permite la convivencia de una enorme cantidad de especies animales que se distribuyen los "departamentos" de los distintos pisos de un "edificio" imaginario. Con un poco de atención podremos observar a los animales que se mueven en el "techo" de la selva, a unos 20 metros de altura, los que recorren los troncos de los árboles , los que viven en los cañaverales y los esencialmente terrestres que habitan el suelo de la selva.

 

Itinerarios

 

 

Partiendo desde el mirador, que recuerda por su figura a un faro y se destaca del entorno por su color blanco, se desciende por numerosas escalinatas (algunas fueron talladas en la misma roca) hacia el río Iguazú y se transita por un bello sendero pedestre. Rodeado de la exuberante selva podrá disfrutar de una íntima visión de la parte inferior de los saltos.

Comenzando la visita por el salto Lanusse y pasando por el Alvar Nuñez Cabeza de Vaca, llegará a un espléndido punto panorámico  desde donde tendrá una primera vista de la Garganta del Diablo . Avanzando un poco más se observa la Isla San Martín  y a su derecha el Salto que lleva el mismo nombre.

Al final del sendero se encuentra el Salto Bozzetti . Si permanecemos demasiado tiempo terminaremos totalmente mojados, pues allí el rocío producido por el choque de las aguas con las rocas forma una tenue pero incesante lluvia continua. Descendiendo por el sendero hacia la Punta Peligro podrá, si en ese momento se encuentra habilitado, navegar por el río Iguazú y cruzar a la isla San Martín . Ya de regreso pasaremos por el Salto Dos Hermanas , donde podrá gozar de un refrescante baño en la enorme pileta natural que se forma en su base.

 

 

Partiendo desde el mismo sitio antes mencionado recorrerá, como el nombre de los paseos lo indica, la parte superior de las caídas de agua . El punto de observación desde un nivel más alto cambia por completo la visión del paisaje . Verá prácticamente a sus pies despeñarse las turbulentas aguas, para caer con furioso estruendo a 60 metros más abajo .

De esta manera visitará nuevamente el Salto Dos Hermanas, el Bozzetti, el Chico, que serán un pequeñísimo adelanto de la insuperable y máxima maravilla de las Cataratas del Iguazú: la Garganta del Diablo . Los saltos, cuyo número varía de 260 a 160 según el nivel del río, se originan por una gigantesca falla geológica que produce el desnivel del terreno.

Este enorme barranco de 2.700 metros de largo, tiene la forma de dos arcos unidos en un extremo por una herradura por la que cae el curso principal del río. En ese preciso sitio, donde el agua cubre un recorrido vertical de 70 metros , nos sorprenderá el ensordecedor bramar de las aguas, permanentemente cubiertas por densas columnas de vapor que despide el formidable choque del líquido con las rocas .

Esta es la famosa Garganta del Diablo, cuya parte principal la conforma el Salto Unión, por el que pasa el límite entre Argentina y Brasil. Ruta 101:

Partiendo desde el Hotel Internacional y pasando el acceso al Aeropuerto, ingresaremos en la ruta nacional 101 como si nos dirigiéramos a Bernardo de Yrigoyen. No olvidemos que debemos transitar a bajas velocidad para evitar atropellar algún animal silvestre que, si tenemos suerte, veremos cruzar delante de nuestro vehículo. A lo largo de la ruta podremos apreciar un corte transversal de la selva, dejando a la vista los numerosos estratos vegetales que la componen .

Asimismo, desde los puentes de arroyos como el Ñandú, Ibicuy, Central, Santo Domingo, se hallarán completas muestras de la selva ribereña o bosque en galería que ocupa las márgenes de los cursos de agua de la región. Unos kilómetros antes de llegar a nuestro punto de llegada, la Seccional Yacuy , nos maravillaremos al encontrar al borde mismo del camino gigantescos árboles que alcanzan los 30 o más metros de altura y cuyos troncos superan holgadamente el metro de diámetro. Se trata de los perseguidos Palos Rosa, cuya madera de primerísima calidad los ha llevado casi al borde de la desaparición. Junto a estos árboles viven, en llamativa asociación, los Palmitos  .

Esta palmera, a pesar de su delgado tronco de unos 15 a 20 cm de diámetro puede alcanzar alturas de hasta 15 o 20 metros . Su poblaciones silvestres también han sufrido la depredación por el valioso cogollo comestible. Al llegar a la Seccional Yacuy apreciaremos con tristeza cómo la acción del hombre ha hecho retroceder al maravilloso mundo selvático, que apenas puede sobrevivir fuera de los límites de este Parque.

 
 
       

¿Quienes somos?

Condiciones de uso

Publicidad

Privacidad de la informacion