Parque  Nacional Mburucuyá - Corrientes
 
>
 
Búsqueda personalizada
 
 
Geografía
   Argentina
   Parques
   Provincia
   Los Barrios
 
 
Parque  Nacional Mburucuyá

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El parque  Nacional Mburucuyá esta ubicado en el noroeste de la provincia de Corrientes, en el departamento de  Mburucuyá. Esta situado a 100 Km de la ciudad de Corrientes y a 30 del pueblo de Mburucuyá.

 

 

Este parque posee una superficie de 15000 hectáreas y esta ubicado al noroeste de la provincia de Corrientes, Dpto. Mburucuyá.

Aunque formalmente el Parque aún no está creado, se toma como fecha de "nacimiento" el mes de noviembre del año 1991, momento en que el Dr. Pedersen formaliza la donación a la APN de las Estancias Santa Teresa y Santa María de su propiedad.

En ese mismo año el directorio de la APN acepta la donación y comienza las gestiones frente a las autoridades provinciales, logrando en junio de 1995 la cesión de jurisdicción a la Nación de las tierras involucradas en el proyecto.

La Ley del Congreso Nacional que creará oficialmente este Parque se encuentra aún en trámite parlamentario (Jun-1996).

 

 

Se supone que un famoso naturalista de origen francés, Alcides D'Orbigny, que recorriera durante años la porción austral de Sudamérica, cruzó los palmares de Mburucuyá en 1827, durante su visita a la provincia de Corrientes, quedando maravillado por la belleza del paisaje. Pasaron los años, y esa parte de la provincia fue densamente poblada por poseer tierras muy fértiles aptas para cultivo, buenas pasturas naturales y bosques de maderas duras.

El paisaje se fue transformando, los campos se alambraron, los bosques y palmares dejaron lugar a los cultivos y la fauna silvestre fue desplazada por los animales domésticos.

Entre los numerosos pobladores de destacó uno de origen europeo, que había recibido de su padre un campo en la entonces lejana y remota Sudamérica. Era un joven abogado aficionado a la botánica que recorría el mundo estudiando plantas.

Con el tiempo se convirtió en una autoridad mundial en la materia. Decidió instalarse en su campo de Corrientes, donde siguió con su vocación, sin dejar de viajar a su Dinamarca natal varias veces por año, para cumplir con numerosos compromisos académicos.

Llegó el año 1988, y el Dr. Troels Myndel Pedersen  , protagonista de esta historia, conversaba con el presidente de Parques Nacionales, sobre el interés que tenía en legar a las futuras generaciones sus Estancias Santa Teresa y Santa María  . A pesar de haber sido un establecimiento agropecuario, Pedersen siempre se preocupó de mantener en buen estado los ambientes naturales dentro de su propiedad. Los campos soportaban pocas cabezas de ganado, los cultivos eran escasos, no se modificaron los bosques nativos ni los bellos palmares, y se preocupaba de no realizar ni permitir la caza de la fauna silvestre.

Luego de muchas idas y vueltas, en noviembre de 1991, se formalizó la donación de las tierras pertenecientes al Dr. Pedersen y Sra. a la Nación , bajo la expresa condición que fueran destinadas a la instalación de un Parque Nacional. La donación que hace Pedersen es la segunda realizada por un particular a la Nación , contribuyendo a incrementar el número de áreas protegidas de Argentina. La primera fue realizada por Francisco P. Moreno, en 1903, hecho que diera nacimiento al P.N. Nahuel Huapi y al actual sistema de Parques Nacionales.

 

 

Administración de Parques Nacionales

 

 

Conservar una muestra representativa del mosaico de ambientes del noroeste de la provincia de Corrientes, que ocupa una considerable superficie y que presenta un muy buen estado de conservación.

 

 

  • Desde Corrientes: 100 km
  • Desde Mburucuyá: 30 km .

 

 

Selva Misionera o Selva Paranaense, Espinal y Chaco Oriental.

 

 

El Parque Nacional Mburucuyá, el primero de la provincia de Corrientes, está enmarcado en una región profundamente modificada por las actividades humanas que vienen realizándose desde hace varios siglos atrás.

Es por ello que hoy en día ya no se encuentran en el noroeste de la provincia predios de tamaña superficie y con ambientes naturales tan poco alterados. La minifundización, o sea, la subdivisión sucesiva de los campos en lotes cada vez más pequeños, provocó la transformación masiva de la naturaleza local.

El desmonte permitió la instalación de cultivos y de pasturas implantadas para alimentar a la creciente cantidad de cabezas de ganado doméstico. Gracias al sabio manejo que hiciera el Dr. Pedersen de su propiedad, actualmente podemos disfrutar del paisaje original de la zona, tal como lo hicieran famosos viajeros y naturalistas del siglo pasado, como el francés Alcides D'Orbigny.

El paisaje es en su mayor parte llano y presenta un vistoso mosaico de ambientes. Por el norte encontraremos, en las partes altas, densos quebrachales de Quebracho Colorado Chaqueño  y palmares de Palma Blanca  , acompañados por pastizales inundables que ocupan los bordes de los esteros. En la zona central nos sorprenderá la densidad de lagunas casi perfectamente circulares, rodeadas de bosques húmedos.

Estos representan a la más norteña Selva Misionera, que alcanza estas regiones en forma de isletas  (llamadas localmente "capones") dispersas en un paisaje abierto. También hallaremos extensos pastizales con palmares de Yatay (la misma palmera que se encuentra en el P.N. El Palmar, provincia de Entre Ríos) y bosques bajos y espinosos que representan al Espinal Mesopotámico  . A medida que nos acercamos a los cuerpos de agua del Parque  , observaremos una enorme variedad de ambientes acuáticos, característicos del Chaco Húmedo u Oriental. Esteros, bañados y los típicos embalsados, cubren tanto los pequeños riachos y lagunas como los extensos Esteros de Santa Lucía.

A pesar que los mayores vertebrados de la región ya han desaparecido por la persecución humana, aún es posible encontrarse con Carpinchos, Coipos, Lobitos de Río, Monos Carayá  , Yacarés, etc.. La diversidad ambiental del área permite la convivencia de una gran variedad de aves, pudiendo observar tanto las de hábitos acuáticos como las que ocupan pastizales, bosques y selvas.

 

 

Las recorridas dentro del área  deberán ser previamente acordadas con el Guardaparque a cargo del área. Existe un sector delimitado para realizar camping. Le recomendamos visitar los Esteros de Santa Lucía, los palmares de Yatay, la isletas de monte misionero donde podrá encontrarse cara a cara con los ruidosos monos Carayá y observar una multitud de aves.

 
 
       

¿Quienes somos?

Condiciones de uso

Publicidad

Privacidad de la informacion