Parque Nacional Rio Pilcomayo - Formosa
 
>
 
Búsqueda personalizada
 
 
Geografía
   Argentina
   Parques
   Provincia
   Los Barrios
 
  tr>
Parque Nacional Rio Pilcomayo
Parque Nacional Rio Pilcomayo

 

Parque Nacional Rio Pilcomayo

 

Parque Nacional Rio Pilcomayo

 

Parque Nacional Rio Pilcomayo

 

Parque Nacional Rio Pilcomayo

 

Parque Nacional Rio Pilcomayo

 

Parque Nacional Rio Pilcomayo

 

Parque Nacional Rio Pilcomayo

 

Parque Nacional Rio Pilcomayo

 

Parque Nacional Rio Pilcomayo

 

Parque Nacional Rio Pilcomayo
 
Parque Nacional Rio Pilcomayo

 

Este parque nacionales está ubicado al noreste de la provincia de Formosa, se encuentra a 15 km de la ciudad de Clorinda y a 112 km de la ciudad de  Formosa.

 

 

Este parque fue creado en 1951 por medio de la Ley Nacional No. 14.073 , posee una superficie de 47.000 ha , esta situado en el noreste de la provincia de Formosa, Dpto. Pilcomayo. Limita al Norte con el Paraguay, a través del Río Pilcomayo.

 

 

Administración de Parques Nacionales

 

 

Proteger una muestra representativa de los ecosistemas característicos del llamado Chaco Húmedo o Chaco Oriental.

 

 

  • Desde Clorinda: 15 km
  • Desde Formosa: 112 km .

 

 

Chaco Húmedo o Chaco Oriental

 

 

En este Parque encontramos el mosaico de ambientes típico del Chaco Húmedo, Chaco Oriental o Chaco de Esteros, Cañadas y Selvas de ribera. Esta variedad de ambientes está en gran parte determinada por la ubicación del área. La misma se encuentra enclavada en la porción más húmeda de la región chaqueña.

El aporte de agua está dado tanto por las lluvias (caen entre 950 y 1.200 mm al año) como por las periódicas crecidas de los ríos de la región. Esta abundancia de agua permite el desarrollo de una gran gama de ambientes acuáticos, cubiertos por una rica vegetación que a su vez sostiene numerosas especies de la fauna silvestre.

Dominan el paisaje los extensos palmares de Palma Blanca o Caranday, acompañados por pastizales, que prosperan en zonas inundables.

Allí podremos observar alguna Chuña de Patas Rojas o un grupo de Ñandúes. Los terrenos más altos, que están fuera del alcance de las inundaciones, están ocupados por un tipo de vegetación distinta  . Se trata de bosques, que se disponen en isletas rodeadas de los terrenos inundables ocupados por los palmares mencionados. Habitan estos bosques mamíferos como el Zorro de Monte y una gran variedad de aves  .

Sobre las costas del caudaloso Río Bermejo, que conforma el límite norte del Parque hallaremos un denso bosque, con árboles de hasta 20 metros de altura, cubiertos de enredaderas, lianas y epífitas. Es la Selva en Galería, que se nutre de los aportes de sedimentos proveídos por los periódicos desbordes del Bermejo.

El Mirikiná o Mono de Noche aún puede ser hallado en este restringido ambiente, que constituye su principal refugio. Finalmente, en los terrenos donde el agua permanece la mayor parte del año, se desarrollan los ambientes acuáticos. Estos están representados por los esteros, bañados, cañadas y embalsados. Los hallaremos asociados a lagunas y a tramos de río desconectados del curso principal: los madrejones o lagunas semilunares.

Estos cuerpos de agua son característicos de los ríos de llanura que poseen un recorrido con muchas vueltas o meandros. Dado que el río cambia periódicamente de curso, es frecuente que abandone amplios sectores, dejando a su paso numerosas lagunas en forma de medialuna, llamadas por ello "semilunares". La fauna que habita estos ambientes es muy abundante, especialmente en aves acuáticas y en reptiles como los Yacarés.

 

 

Laguna Blanca: este cuerpo de agua que ocupa unas 700 ha de superficie y es el mayor del Parque, constituye la máxima atracción para el visitante. Desde al área de camping  se accede a unas pasarelas construidas en madera  , que nos llevarán a distintos puntos de la laguna, todos igualmente bellos.

A lo largo del recorrido, podremos observar numerosos carteles  los cambios en la vegetación  a medida que nos vamos acercando a la Laguna. También resulta un inmejorable lugar, si las recorremos durante las primeras o últimas horas del día, para entrar en contacto con el colorido y sonoro mundo de las aves.

Llegando al borde de la vegetación acuática, ya sobre la laguna, miremos con atención. Seguramente algún Yacaré estará tomando sol entre la vegetación flotante o tendrá el especto de un tronco flotante, en medio de la laguna. Dirigiéndonos al mirador  , tendremos una hermosa vista panorámica de la laguna y los ambientes naturales que la circundan.

Veremos los Pirizales, Guajozales, allá lejos los Palmares de Palma Blanca en medio de los amarillos pastizales y las isletas de bosques que se presentan como manchas de un verde más oscuro. No hay mejor lugar que éste en el Parque para ver el atardecer  .

Desde el mirador o desde las plataformas techadas sobre la laguna, seremos testigos de las más bellas puestas de sol de la región.

También en la Laguna Blanca podemos refrescarnos en los calurosos mediodías. Olvídese de los Yacarés, son más tímidos de lo que Ud. piensa, y disfrute del paisaje. Un consejo: apenas cae el sol vuelva al camping. Los mosquitos se adueñan del lugar.

Para otros itinerarios por el interior del Parque asesórese con los Guardaparques. Ellos le recomendarán los mejores paseos disponibles en el momento de su visita.

Viajoporargentina - Información Turística sobre la República Argentina
© 2003 - Prohibida su reproducción total o parcial. Derechos de Autor 527292 Ley 11723
 
 
       

¿Quienes somos?

Condiciones de uso

Publicidad

Privacidad de la informacion