Reserva Privada el Talar de Belén - Buenos Aires
 
>
 
Búsqueda personalizada
 
 
Geografía
   Argentina
   Parques
   Provincia
   Los Barrios
 
  tr>
Reserva Privada el Talar de Belén
Talar de Belén

 

 

 

 

Talar de Belén

 

 

 

 

Talar de Belén

 

 

 

 

Talar de Belén

 

 

 

 

Talar de Belén

 

 

 

 

Talar de Belén

 

 

 

 

Talar de Belén

 

 

 

 

Talar de Belén

 

 

 

 

Talar de Belén

 

Este parque esta ubicado en el noreste de la provincia de Buenos Aires, Partido. de Escobar, a orillas del río Luján

 

 

Esta reserva fue creada 2 de Diciembre de 1991 , posee una superficie de 100 ha (20 de núcleo intangible y 80 de zona de amortiguación)el Nordeste de la provincia de Buenos Aires, Pdo. de Escobar, a orillas del río Luján.

 

 

Esta Reserva privada se constituyó por medio de un convenio entre los propietarios y una entidad conservacionista, la Asociación Ornitológica del Plata.

 

 

Amparar un pequeño sector con ambientes naturales característicos del nordeste bonaerense: bosques de talas que ocupan las barrancas, bajos inundables y bosques ribereños del río Luján.

 

 

  • Desde la ciudad de Buenos Aires: 60 km
  • Desde Escobar: 8 km

 

 

Espinal, Pastizal Pampeano y Delta del Paraná

 

 

Las Reservas Privadas, como "El Talar de Belén"  , participan tanto como los Parques Nacionales y otras áreas protegidas, en la conservación de los ambientes naturales argentinos. Con este sistema, los propietarios de los campos, interesados en la protección de la flora y la fauna nativa, pueden establecer una Reserva manteniendo un sector de su propiedad bajo un régimen de uso especial. En forma conjunta con una entidad conservacionista, se determina de común acuerdo un área de acceso restringido y máxima protección, denominada Zona Intangible.

Otro sector se destina para realizar actividades de interpretación de la naturaleza, como visitas guiadas, campamentos, etc. llamada Zona de Amortiguación. De esta manera, todos pueden sentirse parte del gran desafío del que participan organismos nacionales, provinciales y otras instituciones, de proteger y administrar sabiamente los recursos naturales.

El Talar de Belén nació como Reserva Privada a partir de un convenio firmado en 1991 con la Asociación Ornitológica del Plata. Así surge una de las pocas áreas protegidas que ampara los últimos sectores naturales que han quedado en los alrededores de Buenos Aires.

Posee una superficie aproximada de 100 ha , 20 de las cuales corresponden a la Zona Intangible y el resto a la Zona de Amortiguación. Los principales ambientes de la Reserva son los típicos del nordeste bonaerense, representativos del Espinal y del Delta del Paraná.

Se encuentran bosques de Tala, pastizales, pajonales inundables, pajonales ribereños, bosques en galería, y numerosas comunidades acuáticas. El Talar está representado por dos manchones de unas 2 hectareas cada uno que conforman parte de la Zona Intangible de la Reserva.

El Tala, árbol que le diera nombre al lugar, es cada vez más difícil de hallar y ha sido paulatinamente desplazado por la modificación de su principal hábitat, las barrancas. Ocupa los terrenos altos y bien drenados del área, hallándose acompañado por Ombúes, Saucos, Espinillos. Haciendo más denso el Talar, también se halla una gran cantidad de plantas trepadoras como el Tasi y el Mburucuyá, además de Claveles del Aire creciendo profusamente sobre las ramas de los árboles. Entre las aves del Talar se destaca la Tacuarita Azul , la Ratona Común y la Calandria de variado canto. El Lagarto Overo, perseguido por su cuero, es otro habitante de la barranca. El Pastizal, ubicado al pie del Talar, muestra elementos característicos de la Pampa , como el Tero Común, el Hornero, la Cachirla y la Lechucita de las Vizcacheras. Sobre los bajos se presenta el Pajonal Inundable, con totorales, Juncales y matorrales de Carda o Serrucheta  .

Muchas aves acuáticas, como las Garzas Mora, Bruja, Azulada, el Hocó Colorado, el Mirasol Chico (que permanece oculto entre la vegetación) hallan refugio y alimento en la zona. El Gavilán Planeador puede ser visto sobrevolando el pajonal en busca de alguna presa. Entre los junco se mueven ágilmente dos de los habitantes más atractivos de este ambiente: el Junquero y el Tachurí Sietecolores.

Eventualmente aparece el vistoso Federal, ave tan bella como perseguida por los comerciantes de fauna silvestre. En la ribera del río Luján se ubica el Pajonal Ribereño  , que posee especies típicas de los bosques en galería como Ceibos, Curupíes y Sauces Criollos. Allí habitan el Espinero Pecho Moteado, el Curutié Colorado y el Amarillo, entre otros. Mamíferos silvestres como Cuises, Coipos y Hurones son todavía comunes. Los Carpinchos y Lobitos de Río perseguidos por la caza furtiva aparecen ocasionalmente en esta poblada región. Hasta 1990 hubo registros del mayor ciervo sudamericano, el Guazú-pucú o Ciervo de los Pantanos, hoy en día en peligro de extinción y todavía víctima de desaprensivos cazadores.

 

 

A la Reserva Privada "Él Talar de Belén" se accede desde la Capital Federal tomando la Ruta Nacional No.9 (Panamericana) rumbo a la ciudad de Escobar. Desde allí, luego de recorrer unos 8 km dirigiéndose hacia el Barrio El cazador  , se encuentra el portón de entrada de la propiedad, al final de la Calle Kennedy. En ese lugar podrá observar el cartel indicador de Reserva Privada.

Los interesados en visitarla deben previamente pedir información y coordinar con la Asociación Ornitológica del Plata, que realiza periódicamente salidas de campo abiertas a todo público. Recuerde que se trata de una Reserva dentro de una propiedad privada, por lo que no puede accederse sin la autorización de sus dueños. Para conocer la Reserva basta con un día de visita. Los recorridos se inician por los bosques de tala de la barranca. Allí se podrán observar enormes árboles nativos hogar de numerosas aves.

También el visitante notará la invasión producida por vegetales exóticos, como la mora blanca y el Paraíso. Luego se desciende la barranca hacia los bajos  y se transita por un sendero damarcado sobre un terraplén de baja altura, que bordea un canal conectado con el Río Luján.

Desde este sendero se tiene una magnífica vista de los bañados, pudiéndose observar cómodamente la gran variedad de aves que allí se asientan y alimentan. Ya en las cercanías del Río Luján se nota el cambio de la vegetación que conforma el bosque ribereño. Curupíes y Ceibos pueblan los albardones del río. Sobre las playas barrosas podrán descubrirse las huellas y los excrementos de algún Coipo o Falsa Nutria.

Si nos armamos de paciencia, podremos esperar la aparición de la Pajonalera de Pico Recto, en algunos de los densos grupos de Serruchetas vecinos al río. En la época de reproducción, emite un sonido característico posada sobre estos vegetales que la pone en evidencia, pudiendo ser detectada fácilmente.

Viajoporargentina - Información Turística sobre la República Argentina
© 2003 - Prohibida su reproducción total o parcial. Derechos de Autor 527292 Ley 11723
 
 
       

¿Quienes somos?

Condiciones de uso

Publicidad

Privacidad de la informacion