Antecedentes

Viola reemplazó a Videla a causa de tensiones en el seno de la cúpula militar, insatisfecha con la incapacidad de este último para estabilizar la situación económica y la intranquilidad civil. Viola, partidario de la «línea blanda», alejó a los colaboradores inmediatos de Videla e inició una apertura parcial a la reincorporación de políticos de carrera 

El teniente general (RE) Viola asumió el cargo de presidente de la Nación Argentina el jueves 29 de marzo de 1981, reemplazando al teniente general (RE) Jorge Rafael Videla, ante la presencia de la Junta Militar de Gobierno.

Viola, era partidario de la «línea blanda», alejó a los colaboradores inmediatos de Videla e inició una apertura parcial a la reincorporación de políticos de carrera y técnicos civiles a cargos públicos con miras a establecerse en el poder hasta 1985.10​ Las circunstancias permitieron que la CGT se reorganizara y movilizara bajo la dirección del sindicalista Saúl Ubaldini, aún pese a la prohibición legal.​

Las medidas económicas del gobierno de Viola se mostraron igualmente ineficientes. En vista de las repetidas devaluaciones del Peso Ley 18 188 frente al dólar impulsadas por el ministro de Economía José Martínez de Hoz durante el gobierno de Videla, era marcada la preferencia por la compra de divisas; incluso los pequeños ahorristas optaban por la tenencia de moneda extranjera y evitaban invertir en el país.

El ministro de Economía designado por Viola, Lorenzo Sigaut, aseguró al ocupar el cargo que «el que apuesta al dólar, pierde». Días más tarde realizaría una devaluación del peso con respecto al dólar del 30 %,12​ en un intento desesperado de atraer inversión internacional. La inflación de 1981 alcanzaría el 131 % interanual.

Los fracasos en materia económica y las perspectivas aperturistas del gobierno de Viola llevarían a la constitución de la Multipartidaria Nacional por parte de los principales partidos políticos, buscando la realización de elecciones. La muerte de Ricardo Balbín, quien durante años había sido presidente de la Unión Cívica Radical, constituyó una ocasión de manifestación pública en favor de la democracia.


El día sábado 21 de noviembre de 1981 la Junta Militar declaró a Roberto Eduardo Viola incapaz de ejercer sus funciones de presidente de la Nación Argentina debido a «problemas de salud». En su lugar fue nombrado frente al poder ejecutivo el ministro del Interior Horacio Tomás Liendo. La intención de Viola era la de reasumir el día 23.2​


Aunque Viola no había interrumpido en ningún momento el accionar represivo ni los operativos contra la subversión, el jueves 10 de diciembre la Junta Militar emitió un ultimátum a Viola, incitándolo a renunciar, con la decisión tomada de desplazarlo de la Presidencia. Al día siguiente la Junta se reunió con el presidente de facto. El general Viola insistió en no renunciar, entonces la Junta le comunicó su relevo por razón de Estado —Viola no presentó renuncia—. El mismo día, la Junta anunció la inminente asunción de la Presidencia por parte del general Leopoldo Fortunato Galtieri. El vicealmirante Carlos Alberto Lacoste reemplazó interinamente al general Viola, hasta el 22 de diciembre de 1981, cuando Galtieri juró como presidente de la Nación Argentina, convirtiéndose en el nuevo primer mandatario de facto de su país.