Biografias de letra C
Cabañas Manuel Atanasio Cabal Graciela Beatriz Cabeza De Vaca Álvar Núñez Cabezon Mariano Caboto Sebastián Cabral Ángel H. Cabral Juan Bautista Cabrera Delfo Cabrera Jerónimo Luis De Cabrera Y Cabrera José Antonio Cabrera Y Garay Gerónimo Luis De Cadícamo Enrique Cafiero Juan Pablo Cafiero Antonio Francisco Cafiero Mario Cajaraville Miguel Calatayud Pablo Calderón Horacio Calfucurá Juan Calvo Carlos Cambaceres Eugenio Campbell Jeannette Campos Luis María Canaro Francisco Cané Miguel Cancela Arturo Candioti Francisco Antonio Canterac Jose Cantilo José Luis Cantilo José Luis Cantilo José María Cantini José Luis Valentín Capdevila Arturo Caraffa Emilio Carballido Juan Carbó Ortiz Enrique Carlés Manuel Carranza Ángel Justiniano Carrera José Miguel Carrera Juan José Carriego Evaristo Carril Salvador María Del Carrillo Ramón Carvajal Palacios Natalio Casacuberta Juan Aurelio Casado Del Alisal Carlos Casal Pedro Segundo Casares Carlos Castagnino Juan Carlos Castellani Leonardo Castellanos Aarón Castelli Juan José Castelli Pedro Castelnuovo Elías Castex Mariano Castiglioni José María Castilla Manuel J. Castilla Ramón Castillo Vicente Del Castillo Abelardo Castillo Cátulo Castillo Pedro Del Castillo Rafael Castillo Ramón Antonio Castro Juan Francisco Castro Barros Pedro Ignacio Castro Rocha Emilio Catalán Juan José Catriel Cipriano Cavagna Martínez Ildefonso Félix Cáceres Monié José Rafael Cámpora Héctor José Cárcano Miguel Ángel Cárcano Ramón José Ceballos Alejandro Cereijo Ramón Antonio Cerruti Costa Luis B. Cevallos Pedro Antonio De Charlone Juan Bautista Chassaing Juan Chavarría Isaac Chazarreta Andres Cháneton Abel Chenaut Indalecio Chiclana Feliciano Chilavert Martiniano Chiola Sebastián Chorroarín Luis José De Chutro Pedro Cipolletti César Andrés Cisneros Y De La Torre Baltasar Hidalgo De Civit Emilio Cochrane Thomas Cocomarola Transito Coe John Halstead Coll Jorge Eduardo Coll Benegas Carlos Arturo Collivadino Pío Colombres José Eusebio Consigli Carlos Conti Haroldo Pedro Contursi Pascual Cooke John William Cooke Juan Isaac Copello Santiago Luis Cordón Aguirre Arturo Armando Cordini Juan Carlos Cordiviola Luis Adolfo Cornés Luis J. Coronado Martín Correa Cirilo Correa De Saa José Félix Cortázar Julio Florencio Cortínez Santiago Corvalán Manuel Corvalán Mendilaharzu Dardo Cossa Roberto "Tito" Costa Eduardo Costa Jerónimo Costa Méndez Nicanor Costantini Alberto Rafael Cramer Ambroise Crespo Y Denis Francisco Cruz Goyeneche, Luis De La Cuenca De Moreno María Guadalupe Cueto Rúa Julio César Cuitiño Ciriaco Culaciati Miguel J. Cullen Domingo Cullen Jose Domingo Cullen Tomás Rufino Czetz Juan (János)

Feliciano Chiclana

Jurisconsulto, líder de la independencia. Nacido en Buenos Aires, educado en Santiago de Chile, se graduó en derecho en la Universidad de San Felipe en 1783; regresó a Buenos Aires donde prestó servicios como asesor legal del Cabildo; durante las invasiones inglesas desempeñóse activamente como asesor legal y como capitán del quinto regimiento de patricios; convirtióse en miembro de la secreta sociedad patriótica que se reunía en los hogares de Vieytes y de Rodríguez Peña para planear la revolución; cumplió un activo papel en los acontecimientos que tuvieron lugar previamente y durante la Revolución de Mayo de 1810.
Feliciano Chiclana
Feliciano Chiclana

Biografía

Feliciano Antonio Chiclana nació en Buenos Aires, el 9 de junio de 1761. Estudió en el Real Colegio de San Carlos. En 1783 se graduó de abogado en la Real Universidad de San Felipe de la Gobernación de Chile.

Volvió a Buenos Aires y en 1791 pasó a ser secretario del alcalde de primer voto del Cabildo de Buenos Aires. El 20 de mayo de 1799, Cornelio Saavedra, como síndico procurador, entregó al Cabildo un Dictamen rechazando la agremiación de los zapateros. Este oficio fue considerado por los historiadores Ricardo Levene y Enrique M. Barba como "página admirable", un escrito anunciador de la Revolución [...], "alegato más brillante y conceptuoso que se conoce en el Río de la Plata". Pero el autor no fue Saavedra sino Chiclana. A su vez el mérito de este consistió en "inspirarse" en Jovellanos y había plagiado al intelectual vasco Valentín de Foronda y que este, a su vez, había tenido por fuente los textos del Edicto de Luis XVI de Francia sobre supresión de gremios redactado por Turgot en febrero de 1776. En esa época Saavedra trabajaba como escribiente en el bufete de Chiclana.

Durante las Invasiones inglesas luchó como capitán del Regimiento de Patricios.

En 1810, participó en el planeamiento de la Revolución de Mayo siendo asesor legal del Cabildo. Formó parte del grupo moderado que quería que el cabildo asumiera el gobierno hasta poder restituírselo a la Corona española. En el cabildo abierto del 22 de mayo votó por el cese del virrey Baltasar Hidalgo de Cisneros.1

La Primera Junta lo nombró auditor del Ejército Auxiliar del Perú y le otorgó el grado de coronel. En agosto de 1810 fue nombrado gobernador intendente de la Intendencia de Salta del Tucumán, jurisdicción que entonces abarcaba también Jujuy. En noviembre de 1810 recibió órdenes de Buenos Aires de dejar ese cargo para ocupar el de gobernador de la Intendencia de Potosí. Dispuso que Salta nombrara su diputado ante el gobierno de las Provincias Unidas del Río de la Plata, cargo en el que fue elegido el doctor Francisco de Gurruchaga.

Al volver a Buenos Aires, el 23 de septiembre de 1811 fue nombrado como uno de los tres triunviros que integró el Primer Triunvirato, junto a Juan José Paso y Manuel de Sarratea en 1811, institución ejecutiva del gobierno de las Provincias Unidas que se creó en reemplazo de la Junta Grande. El Primer Triuvirato fue derrocado por la Revolución del 8 de octubre de 1812 comandada por José de San Martín, la Logia Lautaro y la Sociedad Patriótica quienes estaban a favor de la declaración de la Independencia Argentina, del plan continental y de la organización del Ejército de los Andes.

El 13 de septiembre de ocupó por segunda vez el cargo de gobernador intendente de Salta, donde trabajó en favor del general Manuel Belgrano, quien comandaba el Ejército del Norte en la Segunda expedición auxiliadora al Alto Perú. Ocupó ese cargo hasta el 26 de octubre de 1813, en que lo sucedió Rudecindo Alvarado.

Entre 1814 y 1816 estuvo a cargo de la provisión de víveres del Ejército Auxiliar del Perú; ese último año regresó a Buenos Aires.

En 1817 se opuso al director supremo Juan Martín de Pueyrredón, lo que motivó que fuera desterrado exiliándose en Baltimore, Estados Unidos.

Pudo regresar a la Argentina en 1818, pero fue desterrado a Mendoza. Sin embargo, debido a que estaba muy enfermo no llegó a dicha provincia. En 1819, repuesto en su cargo de coronel, cumplió la que fue su última misión: negociar la paz con los indios ranqueles con los que firmó un tratado.

En 1822 se retiró del ejército.

Murió en Buenos Aires en septiembre de 1826. Sus restos mortales descansan en el Cementerio de la Recoleta de la Ciudad de Buenos Aires.