Biografias de letra L
Labruna Ángel Amadeo Lacámera Fortunato Lacroze Federico Laferrère Gregorio De Lafinur Juan Crisóstomo Lafone Quevedo Samuel Alejandro Lagleyze Pedro Lagos Hilario Lagos Ovidio Lamadrid Gregorio Aráoz de Lamarque Libertad Lamas Andres Lange Norah Lanteri Julieta Lanusse Alejandro A Laprida Francisco Narciso De Larrazábal Juan Manuel Larrea Juan Larreta Enrique Rodriguez Las Heras Juan Gregorio de Laspiur Saturnino María Lastiri Raúl Alberto Lastra Bonifacio Lavaisse Benjamin Lavaisse Juan José Dauxión Lavalle Juan Galo Lavalleja Juan Antonio Lavardén Manuel José De Láinez Manuel López Cándido López Estanislao López Francisco Solano (historietista) López Lucio Vicente López Vicente Fidel López Carrillo Francisco Solano (presidente paraguay) López Buchardo Carlos López Jordán Ricardo López Rega José López Y Planes Vicente Le Breton Tomás Le Pera Alfredo Leal Jorge Edgar Leguizamón Coronel Martiniano (padre) Leguizamón Gustavo "Cuchi" Leguizamón Honorio Leguizamón Martiniano (hijo) Leguizamón Onésimo Leguizamo Irineo Leloir Luis Federico Levalle Nicolás Levene Ricardo (padre) Levi Beppo Levingston Roberto Marcelo Liberti Antonio Vespucio Lillo Miguel Lima Quintana Hamlet Liniers Santiago De Liotta Domingo Llanderas Nicolas De Las Llavallol Felipe Lobos Eleodoro Lombardo Hector Jose Lonardi Eduardo Ernesto Lorenzini Carolina Elena Loza Eufrasio S Lugones Leopoldo Pablo Luna Félix Luna Pelagio Baltasar Luro Pedro Lusiardo Tito Lynch Benito Lynch Marta Lysy Alberto

Irineo Leguizamo

fue un jockey de origen uruguayo, conocido como el pulpo, compitió durante más de 57 años en hipódromos de Uruguay y Argentina. con ma de 12000 carreras, está considerado el jinete más importante de la hípica sudamericana del siglo XX
Irineo Leguizamo
Irineo Leguizamo

Orígenes

De origen humilde, Leguisamo nació en el pueblo de Arerunguá, en el departamento de Salto, en el noroeste de Uruguay, cuyo nombre en idioma guaraní significa lugar de los que perduran. Fue conocido como el refugio de Artigas durante la guerra de independencia, y constituyó el último refugio de los indígenas charrúas.

Durante su infancia, Leguisamo se dedicó a trabajar en labores agrícolas para ayudar a su madre y sus hermanas desde los 9 años, tras el fallecimiento de su padre, donde aprendió a montar siendo aún niño. A la edad de 13 años, y con 35 kilogramos de peso, corrió su primera carrera como aprendiz en el Hipódromo de Salto, montando a la yegua Mentirosa, resultando vencedor. Posteriormente consiguió nuevas victorias, lo cual le permitió correr en Uruguayana, en Brasil donde volvió a demostrar sus virtudes logrando nuevos triunfos. De vuelta de Brasil, en 1919, su antiguo patrón lo llevó a correr al Hipódromo de Maroñas en las cercanías de Montevideo, perdiendo sus primeras carreras. Al no conseguir montas, —a su preparador le habían quitado la licencia— partió a buscar suerte al Hipódromo de Florida (actualmente llamado Irineo Leguisamo), donde consiguió numerosos triunfos desde su primera carrera, lo cual le valió volver a correr en Maroñas.

Carrera en Argentina

Luego de consagrarse como uno de los mejores jinetes aprendices de Maroñas, Francisco Maschio lo llevó a correr en Argentina 1922, debutando en el Hipódromo de Palermo el 15 de agosto, perdiendo con la yegua Mina de Plata. Cinco días más tarde lograría su primer triunfo en tierras argentinas montando a Caid del Stud Atahualpa, que perteneció a la legendaria Juana Mautone («La Dama del Turf»), ganando el Gran Premio de Honor en el Hipódromo de Palermo.

Al año siguiente, Leguisamo lograría conquistar la primera de 14 estadísticas consecutivas, las cuales sumadas a las otras 7 que logró más tarde, constituyen hasta el día de hoy el récord de estadísticas logradas por un jinete en Argentina, con 21. En 1935, Leguisamo ganó la primera carrera disputada en la historia del Hipódromo de San Isidro, durante la jornada de inauguración.

Junto a Francisco Maschio lograría la mayor parte de sus triunfos. Sin embargo en 1939, dicha sociedad se rompió por desavenencias entre el jinete y el preparador, luego de 17 años de victorias. En aquel período, y gracias a Maschio Leguisamo entrabó amistad con Carlos Gardel, montando su caballo Lunático, con el cual consiguió algunas victorias en 1927.

Su mejor temporada, fue en el año 1944 en la cual ganó 144 carreras. Además se consagró ganador del clásico Gran Premio Carlos Pellegrini en 10 oportunidades, del Gran Premio Jockey Club (Argentina) en 7 ocasiones, consiguiendo además 11 Copas de Oro y 18 Pollas de Potrillos o Potrancas. Logrando en total alrededor de 500 clásicos a lo largo de su extensa carrera.

Corrió 12.734 carreras, logrando 3.204 triunfos en hipódromos argentinos (Palermo y San Isidro), incluso 495 clásicos. Además ganó otras 300 carreras en Maroñas, y en hipódromos de otros países como Chile, Perú, Venezuela, Panamá, Ecuador, Colombia, México y Brasil. Sus últimas carreras en Argentina las corrió el 15 y 16 de diciembre de 1973, cuando se alzó con dos victorias: primero en Palermo con Bablino, por medio pescuezo, y luego en San Isidro con Mac Honor, por 7 cuerpos.

Del retiro a sus últimos días

En 1974 Irineo Leguisamo se retiró de la hípica con un triunfo en el Hipódromo de Maroñas, montando a Fortimbrás, a la edad de 70 años. En 1980 recibió el Premio Konex de Platino como el mejor jockey de la historia en Argentina. Considerado el mejor jinete rioplatense del siglo XX, dejó de existir el 2 de diciembre de 1985 en Buenos Aires, a la edad de 82 años. En 1938 se había casado en Buenos Aires con Delia Claudia Vaini del Río (nacida en Buenos Aires el 15 de enero de 1913 y fallecida en 1987), aunque la pareja no tuvo hijos.

En el año 2003, por decreto parlamentario, la Escuela Rural Nº 38 de Arerunguá cambió de nombre, pasando a llamarse Escuela «Irineo Leguisamo».

Leguisamo en la cultura popular

Modesto Papavero compuso en 1925 el tango 'Leguisamo solo', popularizado por Carlos Gardel, amigo del jinete y aficionado a las carreras. (Sobre el mismo tema, Gardel grabó los tangos Palermo y Por una cabeza).

Leguisamo dio su testimonio en el filme Gardel, el alma que canta dirigido en 1985 por Carlos Orgambide y el filme Hasta siempre Carlos Gardel (1973), dirigido por Ángel Acciaresi. Es mencionado en Se dice de mí, milonga de Francisco Canaro e Ivo Pelay (en la segunda versión, de 1954), grabado por Tita Merello.