Johann Moritz Rugendas

Johann Moritz Rugendas es originario de los artistas de Augsburgo del siglo XIX y descendiente de la importante familia de artistas Rugendas. Viajó por varios años en América Central y del Sur. Inspirado por Alexander von Humboldt, con el objetivo era retratar no solo la representación de la naturaleza de Sudamérica, sino también las personas y sus costumbres.
Johann Moritz  Rugendas
Johann Moritz Rugendas

Biografía

Johann Moritz Rugendas nació el 29 de marzo de 1802 en Augsburgo, era hijo de Johann Lorenz Rugendas, director de la Academia de Artes de Múnich, y de Regina Lachler.

En un principio recibió entrenamiento de su padre, luego de su amigo de la familia Albrecht Adam y más tarde en la Academia de Arte de Munich.

El método de Rugenda fue primero hacer un boceto a lápiz detallado con notas sobre el color y luego un boceto en aceite. A partir de la combinación de este material de trabajo, compuso más bocetos al óleo y finalmente pinturas detalladas en las que integró personal y escenas o paisajesl. Tenía una inclinación por la representación científica y se practicaba en la pintura al aire libre. Rugendas era apto y conciso sobre los diferentes paisajes en todas sus peculiaridades.

A la edad de 19 años, Rugendas fue invitado por el barón Georg Heinrich von Langsdorf  a una expedición científica más en el Brasil como dibujante. 

Sus primeros dibujos son por lo tanto de naturaleza puramente científica y fueron utilizados en América del Sur desde 1822. 

Sin embargo, después de una pelea en 1825, Rugendas regresó a Europa con Langsdorf, donde conoció a Alexander von Humboldt en París. 

Estaba entusiasmado con su trabajo y su vida se convirtió en su amigo, mentor y mecenas. Con la ayuda de Humboldt, Rugendas publicó el libro Voyage pittoresque dans le Brésil con 100 litografías hechas por él.

Entre  1829 y 1830, Rugendas fue a estudiar a Italia. 

En 1831 hizo otro viaje a América, esta vez solo y con destino México, que realizó una gira de tres años y donde se dedicó principalmente a la pintura de paisajes. 18 de sus dibujos fueron reproducidos en grabados de acero por artistas de renombre y publicados en el libro México y los mexicanos por Carl Sartorius en 1858 y 1859.

En México, Rugendas había sido encarcelado y desterrado de ese país, acusado de haber conspirado contra el gobierno del general Anastasio Bustamante.

Desde México, el artista continuó viajando a Chile, donde viajó durante ocho años, allí trató intensamente con la población y su historia cultural.

Como estaba muy interesado en la población indígena nativa americana, viajó al sur del continente, un lugar no todavía conquistado por los nuevos países americanos.

Cuando llegó a la Argentina, por 1845, había recorrido gran parte del continente pintando y compenetrándose del espíritu de la tierra. Se consideraba un americano de adopción, como lo había sido su compatriota el naturalista Alexander Von Humboldt. Había pintado ya en el Brasil, en Haití, en México. Después de una temporada en Francia e Italia volvió a Chile y, pasando la cordillera, visitó a Mendoza y a San Juan. Cuanto veían sus ojos quedaba registrado en su álbumes de dibujos y en sus cuadros, como si quisiera aprisionar todo el mundo en su archivo personal. Desde el sur de Chile pasó a la Patagonia. luego subió al Perú. En Bolivia se detuvo junto a las ruinas de Tiahuanaco. Después volvió a bajar por Chile hasta Tierra del Fuego. Visitó las islas Malvinas y la costa patagónica. En Marzo de 1845 estaba en Montevideo. En abril del mismo año, en San Isidro, pintó un retrato muy romántico de doña Mariquita Sánchez de Mendeville.

Por una carta de la misma doña Mariquita, sabemos que el pintor le habló de la impresión que le había causado el poema de Esteban Echeverría La Cautiva, y de cómo se había propuesto pintar varios cuadros de indios y de cautivas, como ilustración de sus versos. "Este señor -le escribe doña Mariquita a Echeverría- es muy admirador de usted".

Rugendas, más que esos temas de imaginación, solía dibujar temas de la realidad, en apuntes directos, tomados con exactitud, pero con una elegancia de líneas que en algunos retratos llega a recordar a los grandes pintores. Sarmiento alabó la importancia documental de los dibujos de Rugendas. "Rugendas -dijo- es un historiador más bien que un paisajista; sus cuadros son documentos en los que se revelan las transformaciones Imperceptibles para otro que di, que la raza española ha experimentado en América." Puede decirse que todas las regiones del continente quedaron reflejadas en los álbumes de Rugendas. Entre nosotros pintó, con su exactitud maravillosa, gauchos, troperos, soldados, carretas, personajes populares. Y en nuestra ciudad, una escena del pintoresco desembarco en carretilla, y varias esquinas porteñas, como la “esquina de Victoria y Defensa", con un pedazo de la Recova vieja y, en el fondo, la Iglesia de San Francisco.

En marzo de 1847 llegó a Inglaterra. En París, trató infructuosamente de vender sus obras. Pero solo por sugerencia del rey Ludwig I (Baviera) adquirió el estado bávaro en 1848 su trabajo en América, que consiste en una colección de 3353 estudios - algunos bocetos al óleo, algunas acuarelas, algunos dibujos a lápiz – a favor de una pensión vitalicia. Estas se conservan en el Staatliche Graphische Sammlung München. 

La compra había sido recomendada por una comisión de la Academia de Ciencias, ya que la colección tenía un alto valor científico y artístico. La mayoría de estos trabajos se han conservado y ahora se encuentran en Staatliche Graphische Sammlung München.

A instigación de Alexander von Humboldt, el Rey Federico Guillermo IV le dio la Orden de Águila Roja de 3ra clase.

Se casó en Múnich con María Sigl, en 1858, pero el matrimonio no alcanzó a durar un mes, porque Rugendas falleció el 29 de mayo de un infarto