Biografias de letra R
Racedo Eduardo Rademaker John Ramírez Francisco Ramírez Pedro Pablo Ramírez De Velasco Juan Ramirez Ariel Ramos Mejía José María Ramos Mejía (sociólogo) Francisco Ramos Mejía Ross (o Mexía) Francisco Hermógenes Ramos Mexía Ezequiel Ramos Mexía Ildefonso Rauch Enrique Rauch Federico Ravignani Emilio Rawson Arturo Franklin Rawson Benjamín Franklin Rawson Guillermo Colesbery Razzano José Redhead Joseph James Thomas Reinafé José Vicente Remorino Jerónimo Renard Abel Repetto Nicolas Revestido Miguel Riccheri Pablo Righi Esteban Rivadavia Bernardino Rivadavia Martín Rivera Pedro Ignacio Rivera Indarte Jose Rivera Y Toscana José Fructuoso Rivero Edmundo Robertson John Parish Robledo Ángel Federico Roca José Segundo Roca Julio Argentino Roca Julio Argentino Pascual Rocha Dardo Rodó José Enrique Camilo Rod Rodríguez Carlos J. Rodríguez Manuel A. Rodríguez Martín Rodríguez Castells Horacio Rodríguez De Francia José Gaspar Rodríguez Galán Alberto Rodríguez Larreta Carlos Rodríguez Peña Nicolás Rodríguez Peña Saturnino Roffo Ángel Rojas Isaac Rojas Juan Ramón Rojas Ricardo Roldán Belisario Roldán Gustavo Romarate Jacinto De Romero Juan José Romero José Luis Romero Manuel Romero De Peñaloza Victoria Rondeau José Casimiro Rosa José María Rosa (abuelo) José María Rosales Leonardo Rosas Dominga Mercedes Rozas Rosas Juan Manuel de Rosas Manuela Rosende De Sierra Petrona Rothe Guillermo Rottger Ernesto Roza José Ignacio de la Ruíz Moreno Martín Rugendas Johann Moritz Ruiz Guiñazú Enrique

John Rademaker

Juan Rademaker (John Rademaker) fue un militar y diplomático de origen británico que prestó servicios en la corte portuguesa de la Dinastía de Braganza.

Biografía

El 26 de mayo de 1812, este ingeniero militar británico, con el rango de teniente coronel, pero actuando con credenciales diplomáticas del gobierno de Portugal en Río de Janeiro, firmó una tregua entre el gobierno portugués y el gobierno patrio del Primer Triunvirato en Buenos Aires. Este armisticio, generalmente conocido como la convención Rademaker, dispuso que tanto las tropas portuguesas como las de Buenos Aires debían replegarse a sus fronteras y que no habría nuevas hostilidades si no se las anunciaba con tres meses de anticipación. Esto significó una victoria para la diplomacia británica, que aspiraba a equilibrar las fuerzas en el Río de la Plata dado que los portugueses pretendían mandar más ayuda al gobernador Elio en Montevideo y posiblemente invadir Buenos Aires. 

Prenunció la posible formación de un Estado independiente (Uruguay) entre Brasil y la Argentina. Esta convención es de singular importancia en la historia argentina porque fue el primer tratado internacional con potencias extranjeras firmado por las Provincias Unidas del Río de la Plata.