La expedición de Pedro de Cevallos


Las noticias llegadas a España sobre la ocupación por los portugueses de Santa Tecla y Río Grande, que pertenecían a España, aceleró la partida de la expedición militar a América meridional al frente de la cual fue puesto, como se ha visto, Pedro de Cevallos, antiguo gobernador del Río de la Plata, que ya había desalojado una vez a los portugueses de la Colonia, del Sacramento.

El 12 de octubre de 1776 zarpó de Cádiz la poderosa escuadra de Cevallos, con seis buques de guerra y 117 buques de transporte de personal y mercaderías, su comandante era el marqués de Casa Tilly, y las tropas transportadas eran en total 9.386 hombres de las tres armas. El 23 de febrero de 1777, las tropas españolas ocuparon completamente la Isla de Santa Catarina.

La tripulación y las tropas del convoy ascendía a 9.000 hombres, entre los cuales viajaban expertos como el médico Miguel Corman, Manuel Ignacio Fernández, que introdujo en Buenos Aires una renovación de los procedimientos administrativos y hábitos de orden.

Cevallos ocupó la isla de Santa Catalina entre el 20 y el 25 de enero de 1777; llegó a Montevideo el 21 de abril; el 4 de junio entró con sus tropas en Santa Catalina después de un asedio de tres días y procedió a la demolición de sus defensas. 

El tratado de San Ildefonso, firmado el 1° de octubre de. 1777, eliminó a los portugueses del Río de la Plata, pero en cambio los españoles debían renunciar a la zona de Río Grande. Con ello terminó la acción militar del virrey Cevallos y comienza su labor de gobierno, que se inicia propiamente en octubre de 1778. Le sucedió Juan José Vértiz y Salcedo, que es en verdad el primer virrey del Río de la Plata, pues en la acción de su antecesor privó sobre todo la campaña militar y en cambio Vértiz se consagró más es-pecialmente a la organización, al progreso y al cumplimiento de las decisiones del gobierno.

Entre las instrucciones dadas a Cevallos figura la del fomento de la siembra del lino y cáñamo, para lo cual debía hacer trabajar a los indios y demás castas que formen la plebe, con vistas a que esos productos surtiesen de materia prima a las fábricas españolas de lienzo, lonas y jarcias que la monarquía borbónica tenía mucho interés en favorecer.

Arcabucero espao

Arcabucero español de la batalla contra los portugueses por la ciudad de Colonia del Sacramento, por tropas al mando de Cevallos