Biografias de letra D
Daireaux Carlos Godofredo Daract Justo Darregueira José D’Arienzo Juan Dávalos Jaime Dávalos Juan Carlos Díaz Ana Díaz Avelino Díaz Cesar Díaz Leopoldo Díaz De Guzmán Ruy Díaz De Solís Juan Pedro Díaz Vélez Eustaquio Antonio De Alzaga Martín De Andrea Miguel De Caro Julio De Dios Filiberto Juan De Elío Franciso Javier de Escalada Antonio José De Escalada De San Martin María De Los Remedios Carmen Rafaela Feliciana De Gainza Martín De Gainza Martín De Garay Juan De Iriondo Manuel María De La Campa Juan De La Cárcova Ernesto Celedonio De La Cruz Goyeneche Luis De La Plaza Victorino De La Riestra Norberto De La Rua Fernado De La Torre Calixto De La Torre Jorge De La Torre Lisandro De Las Heras Juan Gregorio De Luca Esteban De Mendoza Francisco De Mendoza Pedro De Olmos José Severo De Paula Castañeda Francisco De Rogatis Pascual De Rojas Diego De Uriarte Pedro Francisco De Vedia Y Mitre Mariano De Vicenzo Roberto Deheza Román Antonio Del Campillo Juan Del Campo Estanislao Del Campo (marquez De Loreto) Nicolás Del Carril Hugo Del Carril Salvador María Del Pino Joaquín Del Valle María Remedios Del Viso Antonio Dellepiane Luis J. Demaría Mariano Demarchi Alfredo Demare Lucas Demiddi Alberto Denevi Marcos Héctor Derqui Santiago Descalzo Bartolomé Di Stéfano Alfredo Dickmann Adolfo Dickmann Enrique Discépolo Armando Discépolo Enrique Santos Divito José Antonio Guillermo Domínguez Luis Lorenzo Domecq García Manuel Tomás Dorrego Manuel Dragún Osvaldo Drago Luis María Dresco Arturo Duarte De Perón María Eva Duhalde Eduardo Alberto Duhalde Eduardo Luis Duhau Luis Dumas Vito Garay Juan de Santa Cruz Andrés de

Victorino De La Plaza

Victorino de la Plaza​ fue un abogado, militar y político argentino, Presidente de la Nación Argentina entre el 9 de agosto de 1914 y el 12 de octubre de 1916. Fue el último de los presidentes del llamado Período Conservador, que se había iniciado en 1880.
Victorino  de la Plaza
Victorino De La Plaza

Infancia y juventud

Victorino de la Plaza nació el 2 de noviembre de 1840 en la ciudad de Salta, provincia de Salta. Era hijo del matrimonio entre José Mariano Roque de la Plaza y Elejalde, y María Manuela Palacios. Su abuelo paterno fue el guerrero de la Independencia, coronel Manuel Ubaldo de Lea y Plaza, miembro de una distinguida familia patricia que se forjó y cubrió de honras tanto en los tiempos de la conquista como en la magna gesta por la libertad de América. Su hermano Rafael de la Plaza, nacido en 1844, se destacó como político en la provincia de Santiago del Estero, llegando a ser gobernador de la misma. Tras la muerte de su padre, su madre debió hacerse cargo de la crianza de los hermanos. 

De la Plaza comenzó sus estudios en una escuela pública. Sin embargo, estuvo poco tiempo en esa institución, ya que ingresó a un convento franciscano. Realizó algunos trabajos durante su infancia; trabajó como preceptor en una escuela dirigida por Pedro Arze, y vendió diarios, como también los dulces, jabones y empanadaspreparados por su madre.  Ingresó al estudio de Mariano Zorreguieta y comenzó a trabajar como escribano y procurador.  Posteriormente, aprobó un examen ante el Supremo Tribunal de Justicia, por lo que consiguió el título de notario en 1859. 

Obtuvo una beca otorgada por el gobierno de la Confederación, encabezado por Justo José de Urquiza, que le permitió ingresar al Colegio del Uruguay, ubicado en Concepción del Uruguay; su fecha de ingreso a la institución es discutida, pero se sabe que fue entre 1859 y 1862.  Aquí completó el secundario, teniendo entre sus compañeros a Julio Argentino Roca. Posteriormente viajó a Buenos Aires, para ingresar a la universidad. Comenzó a cursar Filosofía, donde se destacó. Esto le permitió que el presidente Mitre lo nombrara como escribiente segundo de la Contaduría Nacional, en 1864; al año siguiente fue nombrado escribiente primero. 

Victorino de la Plaza contrajo matrimonio el 21 de mayo de 1870 con Epifanía Ecilda Belvis Castellanos;  sin embargo, ésta falleció al poco tiempo, el 31 de agosto de 1875.

Al no tener herederos (hijos reconocidos o por reconocer) sus bienes los dono por testamento a: sus sobrinos hijos de su único hermano el doctor Rafael de la Plaza, a la biblioteca de Salta se la denomina actualmente con su nombre, como también a hospitales y otras entidades públicas.

Carrera militar

La carrera militar de de la Plaza fue muy corta. Al estallar la Guerra de la Triple Alianza, de la Plaza abandonó sus estudios universitarios y se enroló en un regimiento de artillería; fue elegido como ayudante del general Julio de Vedia. Luchó en las batallas de Estero Bellaco, el 2 de mayo de 1866, y de Tuyutí, el 24 de mayo de ese mismo año.

Posteriormente, el gobierno uruguayo lo galardonó con la medalla Sol de Plata por su accionar durante la batalla de Estero Bellaco y con los Cordones de Honor por su actuación en Tuyutí. Bartolomé Mitre, por su parte, lo ascendió al grado de capitán y le entregó una mención por su heroísmo. Sin embargo, de la Plaza debió regresar a Buenos Aires por problemas de salud.

Abogado

A su regreso, se inscribió en la Facultad de Derecho para estudiar abogacía. Se recibió el 13 de julio de 1868, con su tesis llamada El crédito como capital. Tuvo como padrino a Dalmacio Vélez Sarsfield, para quien había trabajado como escribiente mientras éste redactaba el Código Civil. 


Inicios en la política

De la Plaza inició su carrera pública y política durante el gobierno de Domingo Faustino Sarmiento, quien lo nombró profesor de filosofía del Colegio Nacional de Buenos Aires, reemplazando a Pedro Goyena.

Tras la aprobación del Código Civil por parte del Congreso Nacional, fue el encargado de enviarlo a los Estados Unidos, en cuyas prensas se lo imprimiría. En los años siguientes tuvo actuación destacada como abogado de bancos y como diplomático; residió muchos años en Londres, y en 1890 fue encargado por el presidente Carlos Pellegrini de la renegociación de la deuda externa del país, en medio de la crisis económica de ese año. 


Etapa como vicepresidente

El 21 de diciembre de 1909 se aprobó una ordenanza municipal de la ciudad de Buenos Aires, la cual autorizaba a la Compañía de Tranvías Anglo-Argentina a construir una línea de subterráneos en la ciudad; sin embargo, las obras sólo comenzaron el 15 de septiembre de 1911, con la presencia del presidente Sáenz Peña y del intendente Anchorena.

De esta forma, Buenos Aires se convertía en la decimotercera ciudad en el mundo en tener un servicio de trenes subterráneos, y la primera en Sudamérica. La inauguración de la línea se llevó a cabo el 1 de diciembre de 1913. El primer viaje, al que asistieron de la Plaza (en representación del gobierno nacional), Anchorena y otros funcionarios, tuvo lugar entre las estaciones Plaza de Mayo y Once. 


Presidencia

En octubre de 1913, Sáenz Peña solicitó una licencia a su cargo por razones de salud –moriría menos de un año más tarde, sin haber reasumido el cargo– por lo que el vicepresidente Victorino de la Plaza se hizo cargo del gobierno y reorganizó su gabinete en febrero del año siguiente. El presidente murió el 9 de agosto de 1914. 

Victorino de la Plaza era especialista en finanzas. Durante su mandato se creó la Caja Nacional de Ahorro Postal y se sancionaron las leyes de Accidentes de Trabajo y de Casas Baratas para empleados y obreros, llamada Ley Cafferata por su inspirador, el diputado Juan Félix Cafferata.

Se inauguró el primer ferrocarril eléctrico, que une hoy la ciudad de Buenos Aires con Tigre. Implementó la Ley Sáenz Peña, el voto universal secreto y obligatorio.

En medio de la crisis económica, de la incertidumbre por la Guerra y de la desazón del gobierno por la derrota conservadora frente a la Unión Cívica Radical, él mismo festejó el Centenario de la Declaración de la Independencia.

Durante los festejos, el presidente recibió un ataque con arma de fuego por un militante anarquista, del cual resultó ileso. 

Últimos años. Su testamento

Victorino de la Plaza había contraído matrimonio el 21-V-1870, en la parroquia porteña de N.Sra. de Monserrat, con Ecilda Belvis, nativa de Lomas de Zamora (hija de Severo Belvis y de Lucía Castellanos), la cual falleció el 30-VIII-1875, sin haberle dado hijos a su marido. Así lo declaró este en su testamento ológrafo suscripto en la Capital Federal el 31-VII-1918,que comienza de la manera siguiente;

"Yo, Victorino de la Plaza, nacido en la ciudad de Salta el día dos de noviembre de 1840, hijo legítimo de don Mariano Roque de la Plaza y de la señora María Manuela Silva de de la Plaza...". Renglones más abajo el testador estampó: "no tengo, ni he reconocido hijo o hija, antes ni de cualquier otra clasificación, en este ni en ningún otro país, ni he dado motivo para que nadie pueda invocar, bajo ningún concepto, este título". En consecuencia, el causante, instituía únicos y universales herederos de su fortuna "a mis sobrinas y sobrinos, hijos legítimos de mi finado hermano Rafael"; y dejaba legados de dinero a varios parientes y amigos, a la Universidad de Buenos Aires y a los hospitales de Salta; como todos sus libros, mapas y cartas geográficas a la Biblioteca Pública de su ciudad natal. Por último nombró albaceas; 1a a su sobrino Rafael de la Plaza; 2a a su sobrino político José A. Cabanillas; y 3.º a otro sobrino político, Francisco Castañeda Vega"

Trece meses más tarde, el 2-VIII-1919, el prócer salteño dejaba de existir en Buenos Aires, en su gran casa de la calle Libertad 1230, entre las de Arenales y Juncal, a los 79 años de edad.

Sus restos descansaban en el cementerio de la Recoleta, de la ciudad de Buenos Aires. Fueron trasladados al cementerio de Pilar por sus sobrinas nietas Dinorah de la Plaza descendiente del único hermano del Dr. Victorino de la Plaza, el Dr. Rafael de la Plaza casado con Martina Benjamina Augier Echagüe, viuda del celebre escritor, Prof. Dr. Amadeo Jacques.