Biografias de letra A
Abalos José Domingo Abrahín Ramón Abramo Fernando Acevedo Arturo Acevedo Carlos Alberto Acevedo Manuel Antonio Acevedo Díaz Eduardo Acha Mariano Achaval Rodriguez Trístan Achega Domingo Victorio Acosta Emar Acosta Jorge Acosta Mariano Acuña Mariano Acuña Anzorena Guillermo Julio Adrogué Carlos Adrogué Esteban Agüero José Eusebio Agüero Pedro José Agüero Julián Segundo De Agosti Orlando Ramón Agote Luis Agote Pedro Agrelo Pedro José Aguado Alejandro María Aguilar Victoriano Aguirre Francisco De Aguirre José María Aguirre Julían Aguirre Rafael María Aguirre Legarreta Horacio Aguirre Lejarrota Manuel Hermenegildo Aira César Albariños Domingo Albarracín Juan Crisóstomo Alberdi Juan Bautista Alberti Manuel Maximiano Albrieu Oscar Alconada Aramburú Carlos Alcorta Amancio (hijo) Alcorta Amancio (padre) Aldao Carlos Aldao Francisco Aldao José Felix Alem Leandro N Alemann Roberto Teodoro Alemán Pablo Alende Oscar Alfonsín Raul Ricardo Alizón García Julio Allaria Angel Pacífico Allende Alfredo Allende Faustino Almagro Juan María De Alonso Carlos Alonso Norberto Alsina Adolfo Alsina Valentín Alsogaray Álvaro Alsogaray Maria Julia Alvarado Manuel Ramón Alvarado Rudecindo Alvarez Carlos Alvarez Donato Alvarez Jonte Antonio Alvear Emilio Marcelo De Alvear Carlos María de Alvear Marcelo Torcuato de Alvear Torcuato De Alves De Lima E Silva Luis (Duque De Caxias) Amadeo Mario Octavio Amadeo Y Videla Daniel Ambrosetti Juan Bautista Ameghino César Ameghino Florentino Amenábar José De Amundarain Rafael Amura Claudia Anadón Fidel Anadón Lorenzo Anaya Elbio Carlos Anchorena Tomás Severino De Anchorena Nicolás De Anchorena Tomás Manuel De Anchoris Ramón Eduardo De Anderson Imbert Enrique Andrada Jacinto Aneiros León Federico Anglada Francisco Marcos Antille Armando Gerardo Aramburu Pedro Eugenio Arana Felipe Arata Luis Aráoz Pedro Miguel Aráoz De Lamadrid Gregorio Arce José Ares De Vildoza Eulalia Argerich Cosme Mariano Argerich Manuel Gregorio Argerich Martha Arias David Arias José Inocencio Arias Manuel Eduardo Arias Tomás Arlt Roberto Arredondo Nicolás Antonio De Arroyo Manuel Andrés Artigas José Gervasio Ascasubi Hilario Astigueta José Manuel Astigueta (nieto) José Mariano Astigueta (padre) José Mariano Avellaneda Marco Avellaneda Marco Aurelio Avellaneda Nicolas Avilés Y Del Fierro Gabriel Ayala Fernado Ayolas Juan De Azcuenaga Miguel De Azopardo Juan Bautista Azurduy De Padilla Juana Ábalos José Benjamín Álvarez Juan Álvarez (Fray Mocho) José Sixto Álvarez Condarco José Antonio Álvarez De Arenales José Ildefonso Álvarez De Arenales Juan Antonio Álvarez De Toledo Federico Álvarez Thomas Ignacio Ávalos Amaro Ávalos Eduardo Soriano de Arévalo Domingo

Alejandro María Aguado

Marqués de las Guarismas del Guadalquivir, fue amigo y consejero financiero de José de San Martín durante su exilio. Emprendió su carrera militar como cadete en el regimiento de infantería de Jaén en 1798. Continuó en la carrera militar hasta la expulsión de los franceses de España (1815). Fue banquero personal de Fernando VII y cumplió importantes servicios para su país en la liquidación de las deudas francesas e inglesas, por lo cual fue galardonado con el título de Marqués de las Guarismas del Guadalquivir. En 1830 persuadió al Libertador a establecer su residencia en París.
Alejandro María Aguado
Alejandro María Aguado

Origenes

Alejandro María de Aguado nació en Sevilla el 29 de junio de 1784. Hijo del segundo conde de Montelirios1​ y de Mariana Remírez de Estenoz y Herrera, de ilustre y rica familia sevillana noble, originaria de cristianos viejos de La Rioja. Inició sus estudios en Sevilla, donde recibió una buena formación matemática. 

Carrera militar

En 1799 ingresó como cadete en el regimiento de infantería Jaén, de donde pasó en junio de 1808 al batallón de Voluntarios de Sevilla nº 4, participando en las batallas de Tudela y Uclés contra las tropas napoleónicas. Ocupada Sevilla por los franceses se alistó en las filas del ejército de José I Bonaparte, siendo incorporado como edecán del Estado Mayor del mariscal Jean de Dieu Soult. Como coronel del regimiento de Lanceros Españoles combatió en Albufera y fue nombrado comandante militar del Condado de Niebla. Cuando los franceses fueron derrotados por las fuerzas coaligadas mandadas por Wellington, se exilió a Francia, rechazó el nombramiento de gobernador de Martinica y abandonó la carrera militar.

Comerciante y Banquero

Su actividad comercial se inició como proveedor del ejército francés en Andalucía, con la probable ayuda del mariscal Soult. En 1813 salió hacia Francia. Casado con Carmen Victoria Moreno tuvo tres hijos, todos ellos nacidos en este país. Con el apoyo de sus contactos familiares establecidos en Cuba, México y Cádiz, creó en París varias empresas de importación y venta de vinos, aceite y frutas y de fabricación y venta de perfumes, procedentes de América y Andalucía. En 1821 inició sus primeras operaciones en la Bolsa y se vinculó a los banqueros Fould y Pereire. En 1824 se hizo cargo de la gestión en París del Empréstito Real, en momentos en que ningún banquero europeo quería asumir riesgos con España, sumida en una catastrófica crisis económica. En 1828 y 1830 suscribió dos nuevos empréstitos con el rey Fernando VII y refinanció las deudas que España tenía con el Reino Unido, Francia y Holanda. En agradecimiento el monarca le otorgó el título de marqués de las Marismas del Guadalquivir. Para entonces se había convertido en uno de los grandes banqueros de París y era considerado “el hombre más rico de Francia”. Avencindado en Ivry-sur-Seine durante varios años, fue alcalde del municipio; embelleciendo la localidad y encargando la construcción de un puente colgante sobre el Sena, que recibió su nombre.

Mecenas

En 1831 Aguado cedió su Banco a la casa Ferrere, Lafitte, quedando como socio comanditario de la misma, y se dedicó a promocionar importantes actividades culturales: durante once años - el resto de su vida - financió la Ópera de París y el Teatro de los Italianos, creó revistas - como la Revue de Paris - y diarios - como Le Constitutionnel -, presidió el Ateneo de París, y formó la más importante de las colecciones privadas de arte existentes en Francia. Su palacio de París y el palacio Petit Bourg, ubicado en Évry a 25 kilómetros de la capital, se convirtieron en centro de reunión de artistas líricos y del ballet, compositores como Rossini y escritores como Balzac y Nerval. Su vocación de mecenas y coleccionista de arte (reunió 360 cuadros, principalmente de pintores españoles como Velázquez, Murillo, Ribera, Zurbarán, y también de las escuelas italianas, como Leonardo da Vinci y Rafael y holandesa-flamenca, como Rubens y Rembrandt) no le impidió continuar sus actividades financieras y comerciales: empréstitos a Grecia, al Piamonte y a los Estados Unidos, construcción del canal de Castilla, desecación de las marismas del Guadalquivir, explotación de las bodegas Château Margot y de minas de carbón en Asturias. En un viaje que realizó a Asturias para visitar sus minas e inaugurar una ruta de peaje, murió de un fulminante ataque de apoplejía en 1842. Tiene calle dedicada en Gijón. En el exilio permaneció al margen de las alternativas y bandos políticos de su patria (absolutistas y liberales, carlistas y progresistas) y con gran generosidad ayudó a cuantos españoles habían tenido que refugiarse en Francia. Fundó escuelas y hospitales en Évry y otras localidades donde tenía grandes posesiones y en todo momento se sintió y proclamó español. Fue sepultado en el cementerio del Père-Lachaise.

Aguado y San Martín

Aguado había nombrado en la década de 1830 a su amigo el general argentino José de San Martín, -compañero de armas en el ejército español, previamente a su pase al ejército napoleónico- su albacea testamentario y tutor de sus hijos, haciéndolo además heredero de todas sus alhajas y condecoraciones personales. El artífice de la independencia de Argentina, Chile y Perú, retirado de la vida política de las naciones americanas, y autoexiliado en Europa, se encargó de la compleja misión de ejecutar el testamento y repartir la inmensa fortuna, que se estimaba en más de sesenta millones de francos, vendiendo las minas y posesiones y la colección de obras de arte que eran la admiración de toda Europa, y que hoy se exponen en importantes museos del mundo.

En septiembre de 1842 José de San Martín le escribió al general Guillermo Miller:

Mi suerte se halla mejorada, y esta mejora es debida al amigo que acabo de perder, al señor Aguado, el que, aun después de su muerte, ha querido demostrarme los sentimientos de la sincera amistad que me profesaba, poniéndome a cubierto de la indigencia