Biografias de letra A
Abalos José Domingo Abrahín Ramón Abramo Fernando Acevedo Arturo Acevedo Carlos Alberto Acevedo Manuel Antonio Acevedo Díaz Eduardo Acha Mariano Achaval Rodriguez Trístan Achega Domingo Victorio Acosta Emar Acosta Jorge Acosta Mariano Acuña Mariano Acuña Anzorena Guillermo Julio Adrogué Carlos Adrogué Esteban Agüero José Eusebio Agüero Pedro José Agüero Julián Segundo De Agosti Orlando Ramón Agote Luis Agote Pedro Agrelo Pedro José Aguado Alejandro María Aguilar Victoriano Aguirre Francisco De Aguirre José María Aguirre Julían Aguirre Rafael María Aguirre Legarreta Horacio Aguirre Lejarrota Manuel Hermenegildo Aguirre Obarrio Eduardo Aira César Albariños Domingo Albarracín Juan Crisóstomo Alberdi Juan Bautista Alberti Manuel Maximiano Albrieu Oscar Alconada Aramburú Carlos Alcorta Amancio (hijo) Alcorta Amancio (padre) Aldao Carlos Aldao Francisco Aldao José Felix Alem Leandro N Alemann Roberto Teodoro Alemán Pablo Alende Oscar Alfonsín Raul Ricardo Alizón García Julio Allaria Angel Pacífico Allende Alfredo Allende Faustino Almagro Juan María De Alonso Carlos Alonso Norberto Alsina Adolfo Alsina Valentín Alsogaray Álvaro Alsogaray Maria Julia Alvarado Manuel Ramón Alvarado Rudecindo Alvarez Carlos Alvarez Donato Alvarez Jonte Antonio Alvear Emilio Marcelo De Alvear Carlos María de Alvear Marcelo Torcuato de Alvear Torcuato De Alves De Lima E Silva Luis (Duque De Caxias) Amadeo Mario Octavio Amadeo Y Videla Daniel Ambrosetti Juan Bautista Ameghino César Ameghino Florentino Amenábar José De Amundarain Rafael Amura Claudia Anadón Fidel Anadón Lorenzo Anaya Elbio Carlos Anchorena Tomás Severino De Anchorena Nicolás De Anchorena Tomás Manuel De Anchoris Ramón Eduardo De Anderson Imbert Enrique Andrada Jacinto Aneiros León Federico Anglada Francisco Marcos Antille Armando Gerardo Aramburu Pedro Eugenio Arana Felipe Arata Luis Arauz Castex Manuel Aráoz Pedro Miguel Aráoz De Lamadrid Gregorio Arce José Ares Roberto Ares De Vildoza Eulalia Argerich Cosme Mariano Argerich Manuel Gregorio Argerich Martha Arias David Arias José Inocencio Arias Manuel Eduardo Arias Tomás Arlt Roberto Arredondo Nicolás Antonio De Arroyo Manuel Andrés Artigas José Gervasio Ascasubi Hilario Astigueta José Manuel Astigueta (nieto) José Mariano Astigueta (padre) José Mariano Avellaneda Marco Avellaneda Marco Aurelio Avellaneda Nicolas Avilés Y Del Fierro Gabriel Ayala Fernado Ayolas Juan De Azcuenaga Miguel De Azopardo Juan Bautista Azurduy De Padilla Juana Ábalos José Benjamín Álvarez Juan Álvarez Julio Emilio Álvarez (Fray Mocho) José Sixto Álvarez Condarco José Antonio Álvarez De Arenales José Ildefonso Álvarez De Arenales Juan Antonio Álvarez De Toledo Federico Álvarez Thomas Ignacio Ávalos Amaro Ávalos Eduardo Soriano de Arévalo Domingo

Francisco Aldao

Fue en caudillo nacido en Mendoza el 19 de marzo de 1787, ingreso en el Regimiento de Granaderos cuando San Martin se encontraba en Cuyo preparando su campana de los Andes. De ella participo Aldao, interviniendo con valentia en los combates de Santa Rosa, Chacabuco y Cancha Rayada. En 1819 se separo del ejercito libertador para unirse a Jose Miguel Carrera y cuando este fue vencido por el general Jose Albino Gutierrez, Aldao fue hecho prisionero y enviado a Lima donde se lo sometio a juicio.

Primeros años

Nació en Mendoza el año1787 siendo el hermano menor de del caudillo José Félix Aldao.

Se enroló en el regimiento de Granaderos a Caballo en 1815, incorporándose al Ejército de los Andes dirigido por José de San Martín.

Participó en la campaña independentista de Chile y combatió en las batallas de Chacabuco, Cancha Rayada y Maipú, siendo ascendido al grado de capitán.

Regresó a Mendoza en 1819, y se incorporó al Regimiento de Auxiliares de los Andes, que permanecía de guarnición en San Juan, a la espera de realizar la campaña al Perú.

La anarquia de 1820

En enero de 1820 participó de la revolución dirigida por Mariano Mendizábal, uno de los primeros episodios de la llamada Anarquía del Año XX. Dos meses más tarde fue uno de los que arrestaron a Mendizábal.

A fines de ese año, como segundo del coronel Francisco Solano del Corro, invadió la provincia de La Rioja, con la aparente intención de dirigirse a Salta, a unirse a la guerra gaucha. Derrotaron al gobernador Francisco Ortiz de Ocampo en Los Colorados y tomaron la capital. Entró en conflicto con su jefe, por lo cual el comandante de los Llanos, Facundo Quiroga, se alió con Aldao contra Del Corro, que fue arrestado. Unos días más tarde, Quiroga regresó a la ciudad y expulsó a Aldao hacia Córdoba.

Tras pasar algunas semanas dirigiendo una montonera sin objetivos políticos por la provincia de Córdoba, se unió a las fuerzas del general chileno José Miguel Carrera. Acompañó a éste en su campaña a San Luis y Mendoza. Combatió en la batalla de Punta del Médano, tras la cual fue tomado prisionero.

De Peru a Mendoza

Fue enviado al Perú, con la intención de que fuera juzgado junto con Mendizábal, por el general San Martín. Mendizábal fue condenado a muerte y ejecutado, pero Francisco Aldao fue salvado por el jefe de las guerrillas patriotas en la sierra peruana, su hermano José Félix Aldao, el ex fraile mercedario. Fue incorporado al ejército, en la guarnición de Lima. Tras la llegada del ejército de Simón Bolívar al Perú, combatió en la batalla de Ayacucho, que le valió el ascenso a coronel.

Regresó a Chile, donde se incorporó durante algunos meses en el ejército de ese país. Fue contratado por orden de Bernardino Rivadavia, para reunir tropas con que combatir contra Facundo Quiroga.

Tras reunir un escuadrón, pasó a Mendoza, donde se encontró con sus hermanos, aliados de Quiroga, que lo hicieron cambiar de idea. Se le propuso incorporarse al ejército para la guerra del Brasil, pero no aceptó.

La revolución mendocina de 1829

En 1829 quedó a cargo de una división de las milicias provinciales en Mendoza, mientras su hermano José Félix dirigía la división mendocina en la batalla de La Tablada, contra las fuerzas unitarias del general José María Paz. Al llegar la noticia de la derrota – y también la falsa noticia de la muerte del general Aldao – los unitarios derrocaron al gobernador Juan Rege Corvalán y arrestaron a Francisco y José Aldao. Durante algo más de una semana, dominaron la provincia.

Pero entonces regresó el "fraile" Aldao, que se había repuesto de sus heridas en San Luis. El gobernador nombrado por los rebeldes, Rudecindo Alvarado, trató de negociar con él y liberó a sus hermanos. Pero el coronel Juan Agustín Moyano lo convenció de presentar resistencia a los Aldao.

El caudillo puso sitio a la ciudad de Mendoza, con la intención de obligarlos a rendirse. Pero no todos los jefes unitarios estaban de acuerdo, y los días horas pasaron sin solución alguna. El 22 de septiembre, el general Aldao envió a su hermano Francisco a negociar, pero en medio de las conversaciones, algunas avanzadas de Aldao iniciaron la batalla de Pilar.

Cuando Aldao derrotó a sus enemigos, se encontró con el cadáver de su hermano Francisco, ejecutado por los oficiales unitarios. Años más tarde, Domingo Faustino Sarmiento diría que había sido muerto por la artillería de su hermano, pero está claro que eso no es cierto.

En respuesta, Aldao ordenó la matanza de casi todos los oficiales unitarios – incluido Moyano – en venganza por la violación del parlamento de Francisco Aldao. Fue la peor matanza ordenada por el caudillo, que más tarde llegaría a ser uno de los más sanguinarios personajes de la historia argentina.