Biografias de letra A
Abalos José Domingo Abramo Fernando Acevedo Manuel Antonio Acevedo Díaz Eduardo Acha Mariano Achaval Rodriguez Trístan Achega Domingo Victorio Acosta Emar Acosta Jorge Acosta Mariano Acuña Mariano Adrogué Carlos Adrogué Esteban Agüero José Eusebio Agüero Pedro José Agüero Julián Segundo De Agosti Orlando Ramón Agote Luis Agote Pedro Agrelo Pedro José Aguado Alejandro María Aguilar Victoriano Aguirre Francisco De Aguirre José María Aguirre Julían Aguirre Rafael María Aguirre Lejarrota Manuel Hermenegildo Aira César Albariños Domingo Albarracín Juan Crisóstomo Alberdi Juan Bautista Alberti Manuel Maximiano Alcorta Amancio (hijo) Alcorta Amancio (padre) Aldao Carlos Aldao Francisco Aldao José Felix Alem Leandro N Alemann Roberto Teodoro Alemán Pablo Alende Oscar Alfonsín Raul Ricardo Allaria Angel Pacífico Allende Faustino Almagro Juan María De Alonso Carlos Alonso Norberto Alsina Adolfo Alsina Valentín Alsogaray Álvaro Alsogaray Maria Julia Alvarado Rudecindo Alvarez Carlos Alvarez Donato Alvarez Jonte Antonio Alvear Emilio Marcelo De Alvear Carlos María de Alvear Marcelo Torcuato de Alvear Torcuato De Alves De Lima E Silva Luis (Duque De Caxias) Ambrosetti Juan Bautista Ameghino Florentino Amenábar José De Amura Claudia Anadón Lorenzo Anchorena Tomás Severino De Anchorena Nicolás De Anchorena Tomás Manuel De Anchoris Ramón Eduardo De Anderson Imbert Enrique Andrada Jacinto Aneiros León Federico Aramburu Pedro Eugenio Arana Felipe Arata Luis Aráoz Pedro Miguel Aráoz De Lamadrid Gregorio Arce José Ares De Vildoza Eulalia Argerich Cosme Mariano Argerich Manuel Gregorio Argerich Martha Arias José Inocencio Arias Manuel Eduardo Arias Tomás Arlt Roberto Arredondo Nicolás Antonio De Arroyo Manuel Andrés Artigas José Gervasio Ascasubi Hilario Astigueta (padre) José Mariano Avellaneda Marco Avellaneda Marco Aurelio Avellaneda Nicolas Avilés Y Del Fierro Gabriel Ayala Fernado Ayolas Juan De Azcuenaga Miguel De Azopardo Juan Bautista Azurduy De Padilla Juana Ábalos José Benjamín Álvarez Juan Álvarez (Fray Mocho) José Sixto Álvarez Condarco José Antonio Álvarez De Arenales José Ildefonso Álvarez De Arenales Juan Antonio Álvarez De Toledo Federico Álvarez Thomas Ignacio Soriano de Arévalo Domingo

Juan Bautista Azopardo

Nació en Malta, arribó al Río de la Plata en el siglo XVIII , se desempeñó como corso contra barcos enemigos y piratas. Trabajó en astilleros, se unió a Liniers contra las invasiones inglesas. Permaneció en el país, se unió a las fuerzas de Cornelio Saavedra y apoyó a la Revolución de Mayo de 1810. En 1811 en su campaña al Paraguay se le otorgó la comandancia de tres barcos con refuerzos para Belgrano; Azopardo fue sorprendido en San Nicolás por un escuadrón español de Montevideo y, seriamente herido, fue tomado prisionero dejando solo a Belgrano quien se vio forzado a firmar un tratado accediendo a abandonar Paraguay; llevado de regreso a España.
Juan Bautista  Azopardo
Juan Bautista Azopardo

Primeros años en Europa

El apellido original de la familia es Azzopardi, y varios miembros de su familia son actualmente prósperos comerciantes y empresarios de la Isla de Malta.

Estudió de muy joven construcciones navales en el arsenal francés de Tolón. Se desempeñó como corsario con patente de Holanda contra Inglaterra y con patente de España contra la misma nación.

Durante la guerra entre Holanda e Inglaterra sirvió en la goleta "The Hoop" y participó en la captura de la fragata inglesa Neptuno que arribó al puerto de Montevideo como presa el 21 de enero de 1804. La misma tenía 256 esclavos a bordo y el Capitán de Presa era el francés Hipólito Mordeille.

Su arribo al Río de La Plata se produjo durante los primeros años del siglo XIX.

Actuación en las invasiones inglesas

Al poco tiempo de llegar a America se encontró con las invasiones inglesas en donde sirvió como Segundo Comandante de la Fragata Corsaria "Dromedario" de patente de Montevideo, cuyo capitán era el francés Hipólito Mordeille. 

En dicha nave se transportaron a Buenos Aires parte de las fuerzas de reconquista durante la primera de las Invasiones Inglesas, en 1806. Junto con su capitán y el resto de la tripulación del Dromedario realizaron con otras fuerzas el asalto final a la fortaleza de Buenos Aires, donde estaba el último bastión del general invasor William Carr Beresford. 

Durante la Segunda Invasión Inglesa, en 1807, transportó la artillería por el río Paraná desde Olivos a Buenos Aires, para su defensa. Por su valor y arrojo, el gobierno español lo premió con el grado de teniente coronel de las Milicias Urbanas.

El 17 de noviembre de 1807, Santiago de Liniers le firmó en Buenos Aires la patente de corso para la goleta La Mosca. El armador fue Anselmo Sáenz Valiente. La patente venció en 1808, retirándose entonces Azopardo definitivamente de la actividad corsaria; el virrey Cisneros le retiró su cargo militar.

Actuacion en la emancipación argentina

Se unió a las fuerzas criollas en la Revolución de mayo de 1810, y se le repuso el grado militar.

Tras los resultados negativos en la campaña del Paraguay, Manuel Belgrano debió solicitar refuerzos a Buenos Aires para poder mantener la posición en dicha región. La Junta no podía franquearlos a través de Entre Ríos, por estar controlados los ríos por Gaspar de Vigodet y sus naves realistas.

A fines de 1810 la Junta de Gobierno entregó al teniente coronel Azopardo el mando de la primera Armada Nacional, compuesta por tres naves, cuya misión sería proteger el avance de la expedición de refuerzos para Belgrano en sus operaciones en el Paraguay. Las naves de la pequeña escuadra eran la goleta Invencible, el bergantín 25 de Mayo y la balandra Americana, y su segundo comandante fue el capitán Hipólito Bouchard.

En el Combate de San Nicolás, el 2 de marzo de 1811, se vio obligado a enfrentar a una escuadra realista superior en naves y capacidad de fuego, y fue herido seriamente y hecho prisionero. En consecuencia, Belgrano debió firmar un acuerdo para abandonar el Paraguay.

Preso de los españoles, Azopardo fue trasladado primero a Montevideo y desde allí en la Fragata "Efigenia" a Cádiz, en cuya Cárcel Real permaneció casi 5 años, en medio de grandes penurias.

Conoció a una asidua visitante al penal, María Sandalia Pérez Rico, con quien se casó y tuvo su único hijo en 1814. Por orden del Secretario de Gobierno del Triunvirato porteño, el agente Andrés Arguibel intentó, con un subsidio mensual, aliviar o morigerar la pena. Sin embargo, las autoridades españolas, recelosas por una posible fuga, decidieron enviarlo a un régimen más riguroso en Ceuta. Allí compartió prisión con Juan Bautista Túpac Amaru, hermano del inca Túpac Amaru. Fue, según relata en sus Apuntes, condenado tres veces a muerte y no se cumplieron esas sentencias. Casi cinco años más de prisión purgó en esa localidad del norte de África.

Tras la revolución de 1820, que culminó con el inicio del Trienio Liberal en España, se decidió la liberación de los independentistas americanos presos, con lo que Azopardo fue excarcelado.Debido a la inestable situación política, y tras despedirse de su esposa e hijo, embarcó hacia Buenos Aires. Su familia lo acompañaría casi dos años después.

Guerra del Brasil y últimos años de servicio

Guerra del Brasil y últimos años de servicio

Reconocido con el grado de coronel, entre 1821 y 1826 dirigió la capitanía del puerto de Buenos Aires. Compró una modesta vivienda en los fondos de la Iglesia de San Nicolás de Bari, en las actuales Corrientes y Libertad, la que sería, a la postre, su última morada.

El 3 de febrero de 1827 solicitó y obtuvo su retiro. No obstante, poco después se unió a la Guerra del Brasil, como comandante del bergantín General Belgrano y segundo del almirante Guillermo Brown. La escuadra argentina debió enfrentar a una armada brasileña cuantitativa y cualitativamente muy superior. Tras el primer combate, en Punta Colares, Brown exigió al gobierno la separación de varios jefes militares, entre ellos Azopardo, que fueron sometidos a un consejo de guerra el 16 de agosto de 1826.

En diciembre, el tribunal libró a los cuatro capitanes de culpa, considerando que habían actuado apropiadamente, y que una vez empeñado el combate lo habían sostenido, como demostraban sus bajas y los daños sufridos. No obstante, Azopardo no se reincorporó a la escuadra y permaneció alejado de las luchas políticas.

Falleció el 23 de octubre de 1848 en Buenos Aires.