Biografias de letra A
Abalos José Domingo Abrahín Ramón Abramo Fernando Acevedo Arturo Acevedo Carlos Alberto Acevedo Manuel Antonio Acevedo Díaz Eduardo Acha Mariano Achaval Rodriguez Trístan Achega Domingo Victorio Acosta Emar Acosta Jorge Acosta Mariano Acuña Mariano Acuña Anzorena Guillermo Julio Adrogué Carlos Adrogué Esteban Agüero José Eusebio Agüero Pedro José Agüero Julián Segundo De Agosti Orlando Ramón Agote Luis Agote Pedro Agrelo Pedro José Aguado Alejandro María Aguilar Victoriano Aguirre Francisco De Aguirre José María Aguirre Julían Aguirre Rafael María Aguirre Legarreta Horacio Aguirre Lejarrota Manuel Hermenegildo Aira César Albariños Domingo Albarracín Juan Crisóstomo Alberdi Juan Bautista Alberti Manuel Maximiano Albrieu Oscar Alconada Aramburú Carlos Alcorta Amancio (hijo) Alcorta Amancio (padre) Aldao Carlos Aldao Francisco Aldao José Felix Alem Leandro N Alemann Roberto Teodoro Alemán Pablo Alende Oscar Alfonsín Raul Ricardo Alizón García Julio Allaria Angel Pacífico Allende Alfredo Allende Faustino Almagro Juan María De Alonso Carlos Alonso Norberto Alsina Adolfo Alsina Valentín Alsogaray Álvaro Alsogaray Maria Julia Alvarado Manuel Ramón Alvarado Rudecindo Alvarez Carlos Alvarez Donato Alvarez Jonte Antonio Alvear Emilio Marcelo De Alvear Carlos María de Alvear Marcelo Torcuato de Alvear Torcuato De Alves De Lima E Silva Luis (Duque De Caxias) Amadeo Mario Octavio Amadeo Y Videla Daniel Ambrosetti Juan Bautista Ameghino César Ameghino Florentino Amenábar José De Amundarain Rafael Amura Claudia Anadón Fidel Anadón Lorenzo Anaya Elbio Carlos Anchorena Tomás Severino De Anchorena Nicolás De Anchorena Tomás Manuel De Anchoris Ramón Eduardo De Anderson Imbert Enrique Andrada Jacinto Aneiros León Federico Anglada Francisco Marcos Antille Armando Gerardo Aramburu Pedro Eugenio Arana Felipe Arata Luis Aráoz Pedro Miguel Aráoz De Lamadrid Gregorio Arce José Ares De Vildoza Eulalia Argerich Cosme Mariano Argerich Manuel Gregorio Argerich Martha Arias David Arias José Inocencio Arias Manuel Eduardo Arias Tomás Arlt Roberto Arredondo Nicolás Antonio De Arroyo Manuel Andrés Artigas José Gervasio Ascasubi Hilario Astigueta José Manuel Astigueta (nieto) José Mariano Astigueta (padre) José Mariano Avellaneda Marco Avellaneda Marco Aurelio Avellaneda Nicolas Avilés Y Del Fierro Gabriel Ayala Fernado Ayolas Juan De Azcuenaga Miguel De Azopardo Juan Bautista Azurduy De Padilla Juana Ábalos José Benjamín Álvarez Juan Álvarez (Fray Mocho) José Sixto Álvarez Condarco José Antonio Álvarez De Arenales José Ildefonso Álvarez De Arenales Juan Antonio Álvarez De Toledo Federico Álvarez Thomas Ignacio Ávalos Amaro Ávalos Eduardo Soriano de Arévalo Domingo

Pedro Miguel Aráoz

Nació en Tucumán el 20 de Junio de 1759: hijo de Pedro Antonio Aráoz y Francisca Nuñez de Herrera. Hizo en sus ciudad las primeras letras. Luego sus padres lo enviaron a Bs.As. para que continuara sus estudios en el Real Colegio de San Carlos, donde cursó teología. Pasó a la Universidad de Córdoba donde se doctoró en ella el año 1782. En Tucumán desempeñó su sagrado ministerio en La Catedral, fue después su cura rector, cargo que retuvo hasta su muerte.
Pedro Miguel  Aráoz
Pedro Miguel Aráoz

Primeros años

El mayor de los hijos de Francisca Antonia Núñez de Herrera y de Pedro Antonio Aráoz Paz de Figueroa, fue bautizado de un mes y doce días de edad, el 1º de agosto de 1759, en la capilla privada de sus padres, por el "Señor Ilustrísimo Monseñor Cayetano Agramont, Arzobispo de Charcas", siendo madrina su abuela materna, Andrea Moreno.

Estuvo vinculado familiarmente con guerreros de la Independencia y de las guerras civiles argentinas: su hermana Andrea fue madre del general Gregorio Aráoz de Lamadrid y del coronel Francisco Aráoz y abuela del malogrado joven Crisóstomo Álvarez; su hermana Josefa fue la madre del coronel José Ignacio Helguero y su hermana Margarita se casó con Miguel Zelarayán Argañaraz de Murguía, hermano del general Gerónimo Zelarayán. El coronel Diego Aráoz era primo hermano suyo, y el coronel Bernabé Aráoz su sobrino segundo.

Recibió su instrucción inicial en establecimientos religiosos de la ciudad de San Miguel de Tucumán y posteriormente estudió teología en Buenos Aires, en el Real Colegio de San Carlos. Pasó luego a la Universidad de Córdoba, donde se ordenó sacerdote y recibió el doctorado en Teología en 1782; al poco tiempo fue nombrado, desde 1785 hasta 1788, profesor de Filosofía en el Real Colegio de San Carlos de Buenos Aires, institución de la que también fue vicerrector, pasando después a la ciudad de Salta con igual cometido docente.


Actividad política

Fue uno de los veinticinco clérigos que firmaron un manifiesto de adhesión al maestreescuela de la Catedral, presbítero Juan Baltasar Maciel, sancionado injustamente por el virrey.

De regreso en Tucumán, fue cura párroco y vicario foráneo en la iglesia matriz, y luego rector de la misma hasta su fallecimiento. En virtud de sus dotes oratorias, fue designado en 1808 para pronunciar la oración fúnebre por los caídos en la defensa de Buenos Aires en la primera invasión inglesa de 1806, entre los que se encontraban numerosos tucumanos.

En 1812, integró, conjuntamente con Bernabé Aráoz y Rudecindo Alvarado, la comisión representativa de los vecinos que entrevistó primero a Balcarce, y luego a Manuel Belgrano para convencerlo que se estacionara con el Ejército del Norte en Tucumán y librara combate contra los realistas, hecho que finalmente ocurrió el 24 de setiembre de ese año, con el triunfo de la batalla de Tucumán. El hecho anecdótico es que el general Belgrano había solicitado, para acceder al requerimiento, veinte mil pesos fuertes para sostener a su tropa y el aporte de mil quinientos jinetes tucumanos, y la comitiva le respondió que le proveería el doble de ambas cosas. El padre Perico, como era cariñosamente conocido el Pbro. Aráoz por sus comprovincianos fue clave en conseguir el apoyo de los gauchos tucumanos, que tan decisiva participación tuvieron en el combate.

Al año siguiente fue capellán de la milicia patriótica de Dragones tucumanos, mereciendo el reconocimiento de Belgrano en el parte de la batalla de Salta: "...han exercido su santo ministerio en lo más vivo del fuego con una serenidad propia, y han sido infatigables en sus obligaciones...". Estuvo un tiempo más en Salta, como secretario del Deán Zavala.

 En 1816 fue elegido por Tucumán diputado al Congreso de las Provincias Unidas, junto con José Ignacio Thames. Fue uno de los firmantes del Acta de la Declaración de independencia de la Argentina, pronunciándose por la monarquía en cuanto a la forma de gobierno que convenía instaurar en el país.3 Le tocó presidir el cuerpo en el último período de sesiones desarrollado en Tucumán. Luego que el mismo se mudara a Buenos Aires, renunció a su mandato en diciembre de 1818, alegando razones de salud y la ya larga separación de su curato, retornando a la capital tucumana.

Fue diputado por Tucumán, con José de Arteaga, al congreso de los pueblos de Tucumán, Catamarca y Santiago que el 17 de mayo de 1820 votó la formación de la República de Tucumán, cuya presidencia suprema fue encomendada al gobernador Bernabé Aráoz. Creada la legislatura provincial, al Dr. Aráoz le tocó presidirla, interviniendo en la sanción de importantes leyes como la de libertad de imprenta y la creación de un banco provincial. Escribió la Constitución de la República y fue creador del primer periódico editado en esta provincia, llamado "El Tucumano Imparcial".

Fue uno de los firmantes, en representación de Tucumán, del tratado de Vinará (uno de los pactos preexistentes que menciona la Constitución Nacional), el 5 de junio de 1821, que puso fin al conflicto con los santiagueños; los otros firmantes fueron el presbítero Pedro León Díaz Gallo (por Santiago del Estero) y José Andrés Pacheco de Melo (mediador enviado por el Gobierno de Córdoba).

La caída de la República de Tucumán y el posterior fusilamiento de Bernabé Aráoz, motivaron su alejamiento de la política.

Orador brillante, de extraordinaria cultura, su comprovinciano Nicolás Avellaneda lo consideraba "uno de los talentos más distinguidos de la época", y recordaba que "sus contemporáneos lo llamaban Perico y hablaban de él como de un Pico della Mirandola" (en referencia al famoso filósofo Giovanni Pico della Mirandola, 1463-1494).

Su sobrino Gregorio Aráoz de Lamadrid nombró en 1831 Pedro Miguel a uno de sus hijos y lo recuerda en dos o tres anécdotas. Refiere que tenía muy buena caballada, porque era afecto a las carreras. Y también describe un pintoresco encuentro con Facundo Quiroga en 1829.