Biografias de letra A
Abalos José Domingo Abramo Fernando Acevedo Carlos Alberto Acevedo Manuel Antonio Acevedo Díaz Eduardo Acha Mariano Achaval Rodriguez Trístan Achega Domingo Victorio Acosta Emar Acosta Jorge Acosta Mariano Acuña Mariano Adrogué Carlos Adrogué Esteban Agüero José Eusebio Agüero Pedro José Agüero Julián Segundo De Agosti Orlando Ramón Agote Luis Agote Pedro Agrelo Pedro José Aguado Alejandro María Aguilar Victoriano Aguirre Francisco De Aguirre José María Aguirre Julían Aguirre Rafael María Aguirre Lejarrota Manuel Hermenegildo Aira César Albariños Domingo Albarracín Juan Crisóstomo Alberdi Juan Bautista Alberti Manuel Maximiano Alcorta Amancio (hijo) Alcorta Amancio (padre) Aldao Carlos Aldao Francisco Aldao José Felix Alem Leandro N Alemann Roberto Teodoro Alemán Pablo Alende Oscar Alfonsín Raul Ricardo Allaria Angel Pacífico Allende Faustino Almagro Juan María De Alonso Carlos Alonso Norberto Alsina Adolfo Alsina Valentín Alsogaray Álvaro Alsogaray Maria Julia Alvarado Manuel Ramón Alvarado Rudecindo Alvarez Carlos Alvarez Donato Alvarez Jonte Antonio Alvear Emilio Marcelo De Alvear Carlos María de Alvear Marcelo Torcuato de Alvear Torcuato De Alves De Lima E Silva Luis (Duque De Caxias) Amadeo Y Videla Daniel Ambrosetti Juan Bautista Ameghino César Ameghino Florentino Amenábar José De Amura Claudia Anadón Lorenzo Anaya Elbio Carlos Anchorena Tomás Severino De Anchorena Nicolás De Anchorena Tomás Manuel De Anchoris Ramón Eduardo De Anderson Imbert Enrique Andrada Jacinto Aneiros León Federico Antille Armando Gerardo Aramburu Pedro Eugenio Arana Felipe Arata Luis Aráoz Pedro Miguel Aráoz De Lamadrid Gregorio Arce José Ares De Vildoza Eulalia Argerich Cosme Mariano Argerich Manuel Gregorio Argerich Martha Arias David Arias José Inocencio Arias Manuel Eduardo Arias Tomás Arlt Roberto Arredondo Nicolás Antonio De Arroyo Manuel Andrés Artigas José Gervasio Ascasubi Hilario Astigueta José Manuel Astigueta (padre) José Mariano Avellaneda Marco Avellaneda Marco Aurelio Avellaneda Nicolas Avilés Y Del Fierro Gabriel Ayala Fernado Ayolas Juan De Azcuenaga Miguel De Azopardo Juan Bautista Azurduy De Padilla Juana Ábalos José Benjamín Álvarez Juan Álvarez (Fray Mocho) José Sixto Álvarez Condarco José Antonio Álvarez De Arenales José Ildefonso Álvarez De Arenales Juan Antonio Álvarez De Toledo Federico Álvarez Thomas Ignacio Ávalos Amaro Ávalos Eduardo Soriano de Arévalo Domingo

Nicolas Avellaneda

Nicolás Avellaneda Estadista argentino, abogado y periodista (1837-1885). Fue profesor de economía en la Universidad de Buenos Aires; durante la administración de Adolfo Alsina fue ministro de Gobierno de la provincia de Buenos Aires. Bajo la presidencia de Domingo F. Sarmiento fue ministro de Justicia, Culto e Instrucción Pública ocupándose de la fundación de las primeras escuelas normales y la reorganización de la enseñanza primaria. Para propiciar su candidatura a la presidencia de la República organizó el Partido Nacional. Asumió la presidencia en 1874. Fomentó la inmigración. Durante su gobierno, se inició la exportación de cereales y de carne congelada. Inauguró el ferrocarril a Tucumán y vio finalizada, bajo su presidencia, la total ocupación de los territorios dominados por los aborígenes, en 1879, por obra del general Roca, con lo cual quedó terminado el problema del indio y se incorporaron a la explotación grandes extensiones de tierra. Impulsó la federalización del territorio del municipio de Buenos Aires, que se consiguió con la ley que declaró a esta ciudad capital de la Argentina en 1880. En las cuestiones externas, solucionó honrosamente aquellas pendientes con Brasil, restableció las relaciones con Paraguay y Uruguay, y en litigio de límites con Chile, sometido al arbitraje, defendió la tesis argentina personalmente. Continuó en la vida pública como rector de la Universidad nacional y luego como senador por Tucumán, su provincia natal. Sus Obras completas comprenden doce volúmenes.
Nicolas Avellaneda
Nicolas Avellaneda

Primeros años

Nicolás Avellaneda nació en San Miguel de Tucumán, el 3 de octubre de 1837. Fue hijo de Marco Manuel Avellaneda y Dolores de Silva y Zavaleta.

Su hermano, Marco Aurelio Avellaneda, fue un destacado legislador y funcionario argentino. Fue diputado y senador de la Nación y ejerció el ministerio en tres oportunidades.

Nicolás comenzó en el periodismo como colaborador del diario El Comercio Del Plata, que fundara Florencio Varela durante la época de Rosas.


Actividad academica

A partir de 1860, se desempeño como profesor de economía de la Universidad de Buenos Aires, siendo recordado como un excelente docente y mejor expositor.

En 1865 publicó su libro "Estudio sobre las leyes de Tierras", ensayo que versa sobre los derechos de propiedad de los predios rurales.


Comienzo de actividad política

Al asumir Domingo Faustino Sarmiento como Presidente de la Nación Argentina nombró a Nicolás Avellaneda como Ministro de Justicia e Instrucción Pública, cargo que desempeñó con gran destreza, entre el 12 de octubre de 1868 hasta el 23 de noviembre de 1874.

Avellaneda participó de las ideas sarmientinas respecto de la educación popular, al que consideró el verdadero basamento para el afianzamiento de la democracia de los pueblos.

Durante su ministerio se fundaron las primeras escuelas normales para la formación de maestros de Argentina y se reorganizó también el sistema de enseñanza primaria y obligatoria.

Sarmiento debió encargarse de graves problemas socioeconómicos que le atendían gran parte de su tiempo, por lo que decidió delegar su proyecto de renovación educacional a su flamante Ministro, Nicolás Avellaneda. Su coincidencia en los pilares de la nueva educación que se buscaba permitió a Sarmiento delegar todas las decisiones a Avellaneda. Tanto es así, que fue el Ministro quien impulsó la creación de escuelas normales en todas las provincias de la República, la renovación de los programas primarios, secundarios y universitarios. Impulsó la escuela secundaria, que por aquel entonces solo se podía obtener en Buenos Aires, Córdoba y Concepción del Uruguay, con el fin de extenderla a todos los pagos de la República.

Durante su gestión como Ministro, se agregaron 800 escuelas a las 1000 ya existentes antes de 1868. La cantidad de alumnos pasó de 30.000 a 100.000 chicos en todo el país.

En 1873 comienza a planear su candidatura presidencial. Con el apoyo de Sarmiento, Alsina y Roca, lanza oficialmente su candidatura en Córdoba, donde recibe un amplio apoyo. El único que podría darle pelea en las urnas al tucumano era el expresidente, Bartolomé Mitre. Pero a diferencia del tucumano, Mitre no contaba con el apoyo del Interior del país.

Con el fin de afianzar su candidatura decide lanzar una gira por el Interior del país. Sabiendo que esto iba a interferir y casi imposibilitar su labor como Ministro, presenta su renuncia al presidente Sarmiento, quien únicamente la acepta reconociendo que es por el bien general del país. Sarmiento veía a Avellaneda como su sucesor natural, y apoyó su candidatura durante toda la campaña.


Presidencia de Avellaneda

El 14 de abril de 1874, en medio de una gran tensión política, se realizaron elecciones presidenciales. Nicolás Avellaneda se impuso sobre Bartolomé Mitre, quien sólo triunfó en Buenos Aires, Santiago del Estero y San Juan.

Avellaneda fue el tercer y último mandatario del período de las presidencias históricas argentinas. Como presidente compartió con sus antecesores un mismo proyecto de país que resultó fundacional para el estado argentino y que se basó en tres metas: “nación, constitución y libertad”. La nación entendida como la entidad superior que unificó a todas y cada una de las provincias en un estado común. La constitución como un catálogo de derechos que regulan las relaciones de las personas y limita a los tres poderes de estado. La libertad como principio básico del liberalismo.

Fue el primer presidente civil, no pertenecía a ninguna de las fuerzas armadas. Como le dice Sarmiento al entregarle la banda presidencial: "Es usted el primer presidente que no sabe usar una pistola".

Políticamente opuesto a las aspiraciones autonomistas de la provincia de Buenos Aires, asumió la presidencia el 12 de octubre de 1874, a la edad de 37 años.

El 14 de febrero de 1879 fuerzas chilenas ocuparon la provincia de Antofagasta —hasta ese momento perteneciente al territorio de la República de Bolivia— y daban inicio a la denominada Guerra del Pacífico, del Guano o del Salitre. Aún cuando la Argentina mantenía fuertes disputas territoriales con Chile, la Argentina no intervino en ese conflicto, lo que permitió el aplastante triunfo chileno en la misma. De hecho, durante la presidencia de Julio Argentino Roca, sucesor de Avellaneda, y en pleno conflicto bélico, la Argentina y Chile suscribirían el tratado de Límites de 1881.